Trahtemberg y Lynch sobre la huelga magisterial

Ahora que estamos enfrentando otra huelga magisterial, es bueno volver sobre lo escrito por León Trahtemberg hace unos meses, a propósito del paro que el SUTEP convocó para el 15 de noviembre del año pasado el especialista escribió en Correo que:

Está claro para el gobierno que para reformar la educación peruana será inevitable un enfrentamiento con el Sutep, con huelgas de por medio. También es evidente el continuo debilitamiento del SUTEP-Patria Roja. Al creciente rechazo al liderazgo del SUTEP-PR por parte de las bases de Sutep Democrático (Caro), Sutep Clasista (Huaynalaya), MDM (Martínez), de la mano con la exigencia de las bases para elegir a sus dirigentes mediante votación directa en el esquema “un maestro un voto” vigilado por la ONPE, se suma la derrota de Soledad Lozano al decanato del Colegio de Profesores, etc.

En ese contexto, a cuatro días de las elecciones regionales y municipales la dirigencia del SUTEP convocó a un paro de protesta el 15 de noviembre contra el plan piloto de la municipalización de la educación, que era evidentemente político. Su razonamiento es el siguiente: el gobierno transfiere la educación pública que anda muy mal a los municipios, donde le irá peor, produciendo un clamor popular para un cambio radical que llevaría al gobierno a provocar su privatización. De paso, el SUTEP nacional quedaría atomizado en cientos de SUTE municipales, lo que impedirá una plataforma reivindicativa nacional manejada por la dirigencia nacional del SUTEP-Patria Roja.

Por otro lado, ayer en La República leíamos que Nicolás Lynch, pasaba revista a las actuales condiciones en que se desarrolla la huelga.

Es importante resaltar que la falta de manejo gubernamental ha unido a quienes hasta hace muy poco era imposible unir: el sector del Cen del Sutep, liderado por Patria Roja, con el sector aún más radical que lidera Robert Huaynalaya; con el agravante de que estos últimos, con su monserga de la “privatización de la educación” parecen estar dando la línea sindical y política de conducción.

¿Le será posible al gobierno de García desfacer este entuerto? Con la poca habilidad política que demuestra en el tema, bien difícil. Creo que hay necesidad de mostrarle al magisterio y al país que no se busca “castigar” a nadie, sino señalar un camino cierto de desarrollo profesional para los maestros que incluya capacitación, promoción con la evaluación respectiva y un aumento de remuneraciones acorde con los avances en la carrera. Sí, mayores remuneraciones también, aunque a los neoliberales no les guste porque de lo contrario nadie se esfuerza.

El tema da para más, a medida que en Enlace Nacional recibimos reportes de todo el país, vemos que el paro toma magnitudes que no la hacen ningún bien al país. Seguiremos informando.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.