Población ha terminado de saquear y sigue desabastecida en Pisco

El gobierno envío refuerzos policiales y militares a las zonas afectadas por el terremoto de Ica, luego de producirse pillaje y saqueos por personas desesperadas o bandas de ladrones. Lo cierto es que en las afueras de Pisco y en las comunidades de Chincha y Cañete la ayuda todavía no llega. La necesidad de alimentos y agua es desesperante. Las bodegas y negocios han sido desvalijados totalmente. Mientras que la gente no quiere trasladarse a los puntos de abastecimiento por temor al robo de los pocos bienes que aún les quedan. Les ofrecemos testimonios de primera mano de los afectados por la tragedia.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.