Lunes, 3 de Setiembre de 2007

Los jotitas lograron una gran hazaña: colocarse entre los ocho mejores equipos juveniles de fútbol en el mundo. Independientemente de los resultados del sábado, este es un logro que no se vive en el fútbol desde hace casi 30 años; cuando, curiosamente una selección peruana llegó a octavos de final y también se produjo un terremoto. La gran diferencia es que los resultados obtenidos por la selección sub 17 no son producto de golpes de suerte ni de elegantes bailecitos en la cancha, sino de un esfuerzo de años por fomentar, desde un conocido club capitalino, el fútbol como una disciplina deportiva y no un simple aunque apasionante juego. Disciplina ha sido la palabra clave. Los jóvenes fueron seleccionados desde muy pequeños y tenían que continuar sus estudios a la par que ejercitar su cuerpo. Desde el primer momento se les previno contra ese mal nacional de la subida de humo a la cabeza y se desarrolló un exigente trabajo de preparación física. Sólo con estas bastantes lógicas y obvias acciones, implementadas con constancia y perseverancia, es que este grupo ha conseguido su tercer gran logro: el trabajo en equipo. Más que individualidades, tenemos aquí un equipo con E mayúscula, que es la verdadera clave del éxito en este deporte.
En estas condiciones ha sido posible conseguir triunfos y crear una mística compartida que hoy nos enorgullece y es un ejemplo para todos los peruanos. La gran lección es que estos mismos principios se pueden aplicar con responsabilidad en todas las áreas de la vida económica y social del país. Los únicos que no entienden nada son la mayoría de los políticos, mientras tanto el país avanza también en lo deportivo.

Titulares

RED TV

No Apto Para Adultos

Terremoto en Perú

Antena Norte
Oleaje erosiona costas del balneario Las Delicias

Trujillo
TV Cultura
Vientos huracanados causan pánico en ceja de selva

Huánuco
Canal 31
Aprueban presupuesto para el proyecto Chinecas

Chimbote
Ucayalina de Tv
Sigue el debate por la exoneraciones tributarias

Pucallpa
Tv Cultura
FORSUR debe respetar descentralización

Lima

Tv Cultura
Familiares claman por justicia

Lima

ITV
Alumna denuncia por violación a capitán de la policía

Huancayo
Chanka Visión
Se realizan juegos deportivos escolares 2007

Andahuaylas
TVCultura
Urge elaborar plan de exhumaciones

Lima

Mira estas noticias relacionadas:

Un comentario en “Lunes, 3 de Setiembre de 2007

  1. Poder, títeres, marionetas
    maromeros y ventrílocuos

    Por Ismael León Arias

    Marioneta (Del fr. marionette) f. Fantoche, títere que se mueve por medio de hilos.
    Títere (voz onomatopéyica) m- Figurilla de pasta u otra materia, vestida y adornada, que se mueve con alguna cuerda o introduciendo una mano en su interior/2. Sujeto de figura ridícula, aniñado o muy presumido./3. Sujeto informal, necio o petulante.

    Maromero, ra. Acróbata, volatinero//
    Amer. Político astuto que varía de opinión según las circunstancias.
    Ventrílocuo,cua.(Del lat.ventríloquus; de venter, -tris, vientre y loqui, hablar, porque antiguamente se creyó que su voz salía del vientre o del estómago.) adj. Dícese de la persona que modifica su voz de manera que parezca venir de lejos, y que imita las de otras personas o diversos sonidos.

    Este fin de semana fue difundida una encuesta de opinión realizada por APOYO, Opinión y Mercado, entre mil quinientas personas, según la cual los diez (10) peruanos con más poder serían, en ese orden, Alan García, Jorge del Castillo, Dionisio Romero, Mercedes Cabanillas, Luis Gonzales Posada, Luis Carranza, Juan Luis Cipriani, Ollanta Humala, Luis Alva Castro y Roque Benavides.
    Mi absoluto desacuerdo con semejante equívoco de encuestadores y encuestados. Yerran los primeros al preguntar por el poder cuando se refieren a los políticos, que como sabemos sólo ejercen el gobierno, temporalmente. Y confunden a los consultados, quienes creen ver a esos administradores como personajes poderosos, cuando en realidad hacen sólo aquello que les permiten los que tienen la verdadera facultad de decidir, muchas veces sin figurar en la televisión o los periódicos.
    ¿No resulta ridículo que Dionisio Romero aparezca en tercer lugar en la encuesta, después de García y Del Castillo, cuyo partido, el APRA, fue financiado en gran medida por el banquero durante la campaña electoral?
    ¿Por qué no fue incluido en la consulta el embajador de los Estados Unidos de América, para saber cuánto poder le atribuyen los ciudadanos? ¿O debemos creer que este caballero carece de poder en el Perú y no le interesa la política local?
    ¿Qué piensan en el Perú de la influencia de George Bush, o del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional? ¿O están pintados en la pared?
    Los dueños de la minera Doe Run, Alejandro y Carlos Gubbins, los mismos que enfrentaron una prolongada y luctuosa huelga zurrándose en todas las disposiciones de la ministra de Trabajo, ¿respetan y temen al ministro Alva Castro?
    ¿Qué autoridad tiene un presidente que durante la campaña electoral prometió revisar los ventajosos contratos de estabilidad de las transnacionales y ya en el cargo se limita a pedirles “erogaciones”? ¿Quién manda a quién?
    ¿Poder, cual poder?
    ¿Qué poder le atribuyen a García y Del Castillo, si no pueden siquiera corregir a su cajero Luis Carranza, al punto que esperaron que viaje para modificar en parte y a sus espaldas la eliminación de las exoneraciones a la amazonía?
    ¿Roque Benavides debajo de Cipriani, a quien por teléfono puede encargarle misas pagadas para que rece por la salud de la mina Yanacocha?
    ¿No son patéticos en su cuarto y quinto puestos Mercedes Cabanillas y Gonzales Posada, que no se atreven a notificar a la envarada congresista Tula Benitez?
    Hablemos en serio. Hoy día los peruanos tenemos una idea muy cambiante de los gobernantes, según se vayan comportando, si cumplen o no con sus ofrecimientos, si enfrentan o no a la corrupción.
    Antiguamente el común de nuestros compatriotas imaginaban al presidente como alguien que estaba muy alto y muy lejos. Sin embargo, nadie se hacía bolas para señalar a Manuel Prado como rosquete e inútil. Y a Manuel Odría como un choro maniático, que hasta se robaba las paltas del huerto de su vecino. De Belaunde se decía que vivía en las nubes, pero la gente lo respetaba. Con Toledo volvió la idea del presidente borrachín, algo que cultivó con dedicación Francisco Morales Bermúdez, quien tenía el plus de la deslealtad con Juan Velasco.
    ¿Qué piensan los peruanos de Alan García? Babas, compadre, puras babas. Letra, mete letra. Hablantín, dicharachero, bocón y posero. La gente ya lo tiene tarifado como el tipo que no da un paso en público si no hay una cámara que lo enfoque. Los periodistas que lo conocemos podemos asegurar que se peina ante las lunas de los autos, se mira en el vidrio de una botella y habla solo como quien ensaya frases, no ideas. Allí están las encuestas más recientes. Lenta pero firmemente va cayendo. Y seguirá barranca abajo, porque es tan incorregible como inepto, dos cualidades que lo llevan a creer que las culpas de sus fracasos están en los otros. Ayer fueron los comunistas, luego los periodistas, a continuación los bomberos españoles, mañana podría ser que le falló la virgen.
    Y es que el hombre no se ha dado cuenta que la palabra en su boca se devalúa. Que la frase que él pronuncia suena hueca, más falsa que un billete de tres dólares. De modo que propongo a los amigos encuestadores que la próxima vez usen las categorías señaladas al comienzo de esta nota. ¿Marioneta?, ¿títere?, ¿maromero? ¿Qué es Alan García? ¿Quién o quienes son los ventrílocuos en el Perú de estos años?

    Lima, 3 de setiembre 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.