Más escolares poseídas tras jugar la ouija en Ucayali

Las clases continuaron pero el nerviosismo se había hecho colectivo. Los gritos de alumnos y alumnas se escuchaban por todo el colegio y nuestras cámaras pudieron graficar como caían desmayados y eran llevados por los profesores a la sala de observaciones:

En el aula del tercero “E”, había otra estudiante que estaba sufriendo convulsiones y no dejaba de gritar; por lo que los profesores trataban de calmarla sujetándola.

Un sacerdote oraba en su intento de expulsar a los malos espíritus. Los profesores trataban de ocultar la información al poner obstáculos para que nuestro equipo de prensa cumpla con la misión de informar este extraño caso.

El director del plantel, ha solicitado el apoyo de sicólogos para que puedan brindar ayuda a los estudiantes que no quieren ingresar a su centro de estudios por temor a nuevos casos de histeria.

Mira estas noticias relacionadas:

Un comentario en “Más escolares poseídas tras jugar la ouija en Ucayali

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.