Pobladores reclaman mantener servicios públicos

La ciudad de Pisco aún se encuentra en ruinas. Aún cuando el Gobierno quiso orientar la reconstrucción de las ciudades afectadas por el terremoto del pasado 15 de agosto, es evidente que el FORSUR no está siendo el gestor social que requieren las zonas damnificadas. En el distrito de Independencia, los pobladores aún se encuentran habitando en carpas y viven a la espera de que el suministro de agua sea permanente. No obstante, en otros lugares hay gente que aún no cuenta con servicios básicos y temen que con la llegada del calor, se produzcan epidemias.

Por otra parte, las letrinas escasean. En un breve recorrido, los escombros siguen siendo algo común en las calles. La gente sigue esperando la tan anunciada ayuda del Gobierno, a otros se les ofrece carpas y alimentos; pero el proceso es lento y algunas organizaciones establecen condiciones para brindar asistencia. Esperemos que la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto se ejecute efectivamente y manera más ordenada. Ayudaría también que la reconstrucción se maneje de forma descentralizada y no desde Lima, por más buenas iniciativas que tengan los integrantes del FORSUR.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.