Presidente García defiende inversión minera

El Presidente Alan garcía calificó de incrédulos y llorones a aquellos que se oponen a la inversión privada, refiriéndose nuevamente al tema Majaz. En Ilo, el mandatario anunció la inversión de dos mil 108 millones de dólares para tres proyectos mineros que se desarrollarán en Arequipa, Moquegua y Tacna.

Mira estas noticias relacionadas:

Un comentario en “Presidente García defiende inversión minera

  1. Injerencia chavista

    Por Ismael León Arias
    En clara obediencia a órdenes del presidente García, el primer ministro Jorge del Castillo y el titular de Defensa, Allan Wagner, acusaron la semana pasada a quienes operan en el Perú las oficinas del ALBA –Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América- por dedicarse a organizar a la oposición.
    En otras palabras, intentan culpar al presidente venezolano Hugo Chávez, por el creciente descontento de médicos, agricultores, ganaderos, maestros del SUTEP y docentes universitarios.
    ¡Injerencia en asuntos internos!, clamaron los encomenderos. Como si la población necesitara que alguien la organice para oponerse a un gobierno que se enreda solo.
    Pero será mejor no abundar en lo conocido. La incapacidad del gobierno, como los teoremas, la pueden demostrar los escolares de Pisco, quienes siguen sin desayuno ni escuela luego del terremoto del 15 de agosto. Es decir, dejaron de ser escolares.

    Injerencia
    Veamos el Tratado de Libre Comercio con EE.UU, el mismo que en diciembre del 2005 firmó Alejandro Toledo, ante la falsa indignación del entonces candidato Alan García, quien en esa ocasión prometió revisar (y lógicamente mejorar) su contenido con el nuevo Congreso.
    Algunos cambios, en efecto, fueron hechos, pero por exigencia de la nueva representación de los demócratas.
    Recordamos que a comienzos de este año, cuando AGP viajó a Washington para gestionar la confirmación del TLC, la legisladora Nancy Pelosi le exigió cambios en las condiciones laborales peruanas y en el capítulo de la ecología. El presidente ofreció cumplir con sus exigencias, antes de la implementación del tratado.
    ¿Injerencia en problemas propios del Perú? No, que ocurrencia.
    Pero allí no quedó el asunto. Otro legislador demócrata, Sander Levin, fue más allá. “Exijo que esos cambios se hagan en su país, antes que nuestro Congreso inicie el debate de la ratificación”. Y el gobierno peruano, ¡ay!, siguió acatando.
    -Finalmente, gringo es gringo, pues.
    No contentos con eso, los desconfiados norteamericanos decidieron que el congresista Charles Rangel, presidente del Comité de Medios y Arbitrios en su Cámara, viaje al Perú a inspeccionar cómo iba ese procedimiento.
    En posición supina, García leyó al visitante los cambios exigidos y encaminados para su aprobación por el Congreso nativo, especialmente aquellos que adecuaban las condiciones laborales peruanas a las exigencias internacionales de la OIT. Y naturalmente paseó a su excelencia por los salones de Palacio. Foto previa, sonrisas ante las cámaras.
    ¿Injerencia en la soberanía? ¡Qué ocurrencia! ¡Es la globalización, hombre!

    Grade dixit
    ¿Y qué clase de TLC quiere el señor García quiere que confirme de una vez por todas el Congreso de EE.UU?. Veamos lo qué dice GRADE en un informe suyo al Banco Mundial, sobre las posibles repercusiones del TLC peruano-norteamericano.
    “Los hogares del campo en el Perú perderán 370 millones de soles por año”. Pone tres ejemplos, de los cuales, por razones de espacio, sólo mencionamos el del maíz. Dice GRADE que a la fecha de su reporte (mediados del 2006) nuestro país registraba una producción total de 1 millón 471.000 TM de maíz amarillo, sembradas en 545 mil HS. Con el TLC –y sólo el primer año, pronostica- se importarán con cero arancel 500 mil TM de maíz americano subsidiado, a 6 dólares el quintal. “Se desincentivará la producción interna y cada año se tendrá que importar más maíz”. Prevé que en diez años el arancel cero será para los maíces blanco y amarillo y el Perú entonces ya habrá dejado de producir ese grano. EE.UU. tendrá más trabajo para sus agricultores.
    ¿Injerencia en la economía peruana? ¡Patrañas! ¡Libre comercio!
    En el rubro de patentes EE.UU, gracias al TLC y mediante los llamados datos de prueba y el segundo uso, amplió los actuales 20 años de vigencia que tienen sus productos. Esta medida retardará el ingreso de medicamentos genéricos al Perú, con el consiguiente daño para la salud de millones de pobres. Sin contar con que los negociadores americanos ampliaron sus patentes a las variaciones genéticas de plantas y animales nativos.
    De ese modo los peruanos pagaremos derechos sobre manufacturas de lana de alpaca genéticamente modificada, porque nuestros gobernantes, Toledo y García, ordenaron que el TLC con EE.UU se firme “sí o sí”.
    -¿Injerencia? ¡Eso dicen los comunistas!
    Finalmente y sólo a modo de píldoras ejemplares, el TLC garantiza a los inversionistas americanos derechos que no han obtenido ni en su país. Gracias a una llamada Expropiación Indirecta, los empresarios yanquis podrán reclamar una indemnización del Estado peruano, en caso cualquier autoridad nacional, regional o local, dicte en el futuro alguna medida impositiva que afecte sus expectativas de ganancias.
    Tal como se lee: “Expectativas de Ganancias”. De modo que, gracias a este TLC, el Estado peruano renuncia a legislar en el futuro sobre aspectos que pudieran mermar utilidades presupuestadas de antemano por los inversionistas americanos.
    -Doctor García, ¿cómo se llama esto?…
    -Confianza para el inversionista, es la estabilidad que el país requiere.
    -¿No es injerencia impedirnos que hagamos leyes?
    -Usted debe ser chavista. ¡Secretario, saquen ese periodista de aquí!

    Lima, 29 de octubre 2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.