Fantasma de Mesa Redonda amenaza la ciudad

La capital de la provincia de Leoncio Prado, en la región Huánuco, se encuentra a punto de sufrir un desastre de gran magnitud, como el que afectó en su momento a la zona comercial de Mesa Redonda en Lima, según un reporte de Defensa Civil. La información refiere que el Mercado de Abastos número 1 de Tingo María, con más 350 trabajadores y 2,500 asistentes diarios, se encuentra en grave situación de peligro de incendio, pues sus instalaciones no poseen el adecuado nivel de seguridad. La indecisión del administrador Antenor Soto Calderón, de la Municipalidad Provincial, y de los propios trabajadores del mercado, está conspirando a favor del desastre, pues a pesar de tener un plan de acciones de prevención, elaborado por la oficina de Defensa Civil, aún no puede ejecutarse. Las pésimas instalaciones eléctricas, muchas de ellas clandestinas, que se pueden apreciar como una maraña de cables en los techos, ofrecen altas posibilidades de corto circuito. Asimismo, la gran cantidad de mercadería acumulada en los pasadizos, dificultaría una evacuación en caso de alarma de incendio, sismo o fuga de gas, expresó Raúl Sajami Cortés, jefe de la oficina de Defensa Civil de Tingo Maria. Por otra parte, los hidrantes ubicados en los alrededores del mercado no funcionan, y por tanto serían inútiles para los bomberos voluntarios, en caso ocurra un incendio de grandes proporciones. Al respecto, los directivos del mercado, Edwin Rodríguez y Pedro Reategui, vinculados al sector más vulnerable, como es el de restaurantes y confecciones, culparon a las autoridades ediles por la inseguridad, intentando desligarse del problema.

Mira estas noticias relacionadas:

Un comentario en “Fantasma de Mesa Redonda amenaza la ciudad

  1. yo no puedo creer q siga esas irresponsabildades de los peruanos y especilmente d los de tingo maria ya q sus vidas stan en riesgo
    las autoridades deberian star al tanto de la ciudad
    y la gente debe de pedir ayuda para solucionar todos esos desastres q podrin causarnos la muerte
    !ay q cuidar nuestra comunidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.