La coca cada día se acerca más a la ciudad

Mientras el Estado procura erradicar las aéreas sembradas con hoja de coca ilegal y los trabajadores encargados de esta labor muchas veces pierden la vida al realizar los operativos, manos inescrupulosas persisten en seguir sembrando nuevas plantaciones de hoja de coca, sin importarles el grave daño que hacen al medio ambiente. En la zona circundante a la ciudad de Tingo María, capital de la provincia de Leoncio prado, existen suelos casi vírgenes y ceden poco a poco al paso de los cocaleros que machete en mano, con hachas y motosierras, talan los bosques y posteriormente les prenden fuego con la finalidad de hacer nuevas plantaciones de hoja de coca. En las partes altas de los pueblos jóvenes Jesús Alberto Páez, Víctor Raúl Haya de la Torre, 5 de Noviembre y Nuevo Horizonte, la belleza natural es indescriptible. Sin embargo, corre el peligro de quedar destruida por la inescrupulosa acción de los cocaleros ilegales. A esto se suman los químicos que son vertidos a los ríos vecinos a la urbe, luego de ser utilizados en la elaboración de la pasta básica de cocaína.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.