Dos jóvenes se salvan de ser linchados

Dos jóvenes se salvaron de ser quemados vivos por una turba de 300 pobladores de las comunidades de Chihua, Cangari, Viru Viru y Sirco donde un niño de 12 años fue capturado tras haber robado cuyes de una de las viviendas de la zona. El infante al ser detenido acusó a sus cómplices y posteriormente dos de ellos fueron capturados, a uno lo amarraron en un poste. Luego ambos fueron flagelados e interrogados en medio de ramas secas, que fueron colocadas para quemarlos vivos. En esas circunstancias, la Policía Nacional al mando de del comandante José Olivares y el fiscal provincial Leonidas Navia llegaron oportunamente y lograron persuadir a los pobladores de concretar su crimen. Después de un acuerdo, las autoridades decidieron trasladar a los detenidos a la comisaría de Huanta, previo interrogatorio público que se desarrolló en la plaza en medio de centenares de campesinos armados de piedras, palos y látigos. Incluso algunos campesinos se enfrentaron a la policía para evitar el traslado de los detenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.