Comuneros de Ayabaca llegarán el domingo a Piura

Una delegación de 400 ronderos de la provincia de Ayabaca arribará este domingo a la ciudad de Piura luego de desarrollar una marcha de sacrificio para exigir a las autoridades que respeten los resultados de la consulta vecinal celebrada en setiembre pasado, donde la población rechazó la presencia de la minera Majaz. Los comuneros, que pernoctaron anoche en el distrito de Tambogrande luego de caminar 135 kilómetros, partieron hace unas horas rumbo a Sullana, como antesala a su arribo a Piura. Durante su estancia en Tambogrande, el alcalde distrital Segundo Moreno Pachérrez, expresó su respaldo a la movilización de los comuneros y ronderos ayabaquinos que buscan convencer al gobierno para que reconozca la legalidad de la consulta vecinal. “Hemos llegado bien, desde Yanta hasta Tambogrande, llevamos tres días de camino (…) estamos preocupados porque el gobierno no quiere aprobar nuestra consulta donde los comuneros decidieron que la empresa minera se vaya de nuestro territorio”, declaró la dirigente de las rondas campesinas de Ayabaca, Nérida Camacho Velásquez. En el camino se sumarán delegaciones de las 72 comunidades que conforman la provincia de Ayabaca y que tomarán parte del Segundo Encuentro de Organizaciones Sociales del Norte y Oriente del Perú, a desarrollarse en Piura este fin de semana. Mientras, Magdiel Carrión, presidente de la Federación Provincial de Comunidades Campesinas de Ayabaca, planteó la necesidad que el Gobierno respete el modelo de desarrollo elegido por la población, basado en la organización social de las comunidades, la agricultura, la ganadería y el ecoturismo. En declaraciones a la Coordinadora Nacional de Radio (CNR), Carrión remarcó que las comunidades de Ayabaca y Huancabamba van a insistir en su lucha, pues cuentan con “alternativas claras y aplicables” en materia de desarrollo sostenible. En la consulta vecinal del 16 de setiembre, los habitantes de los distritos de Pacaipampa, El Carmen de la Frontera y Ayabaca se pronunciaron en contra de las operaciones de la referida compañía, por considerar su presencia como ilegal en los territorios de las comunidades campesinas de Segunda y Cajas (Huancabamba) y Yanta (Ayabaca). Dicha compañía pretende efectuar trabajos de explotación avalándose en documentos que no cuentan con el voto de los dos tercios de los miembros de dichas comunidades, tal como exige la Ley de Promoción de la Inversión Privada (LPIP), y que fueron suscritos con su antecesora, la empresa Coripacha. En un informe del 2006, la Defensoría del Pueblo corroboró que los documentos que firmaron parte de los comuneros de Segunda y Cajas (Huancabamba) y Yanta (Ayabaca), poseen carácter contractual sólo con Coripacha, mas no con la minera Majaz. Las operaciones de Majaz ponen en peligro las nacientes de la cuenca de los ríos Chinchipe y del Quiroz, cuyas aguas son utilizadas por las referidas localidades para su agricultura y ganadería, además de amenazar los ecosistemas de montaña donde se ubican los bosques de neblina y páramos. Los efectos contaminantes alcanzarían, también, a las provincias de San Ignacio y Jaén, en Cajamarca.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.