Perú y Chile ante La Haya

Las disputas legales con países vecinos al Perú siguen latentes. En esta oportunidad, otra vez es el turno de Chile. El conocido caso de los límites marítimos ha tomado un nuevo escenario, ya no se limita a cancillerías y embajadas, sino al tribunal más importante del globo, a la Corte Internacional de Justicia en La Haya, donde se ventilan las diferencias jurídicas.

El gobierno peruano parece haber tomado la decisión acertada y respaldada en conjunto, eligió a un equipo de abogados, diplomáticos y técnicos de alto nivel y ahora le espera un proceso legal que tardará seis a ocho años antes de oír un fallo final.

La actitud de Chile ante el proceso es distinta a la esperada, al tratarse de un proceso legal donde ambas partes tienen la posibilidad de exponer sus argumentos y descargos. Llama la atención el acaloramiento presentado por el gobierno y algunos políticos del país vecino. En un contexto donde los intercambios comerciales y sobretodo las inversiones chilenas en cadenas comerciales de nuestro país están en pleno florecimiento, un síntoma de malestar por parte del Palacio de la Moneda ante un proceso legal irreprochable, no tiene cabida.

Antes de considerarse la demanda como un gesto de enemistad o rivalidad ante Chile se debe entender como un objetivo nacional, sin ánimos divisionistas o bélicos, sino como tutela de la soberanía. De manera acertada el gobierno ha iniciado una campaña de información orientada a los países vecinos y a la comunidad internacional, buscando aclarar los propositios de la demanda presentada en La Haya. Este esfuerzo es parte de la estrategia esgrimida hasta el momento por el gobierno, que pretende dar el lugar indicado a la demanda, el de un proceso legal y no el de un conflicto áspero entre países vecinos, donde las opiniones y comentarios políticos están fuera de escena.

Existen otros dos actores políticos que debemos tomar en cuenta, Ecuador y Bolivia. La situación del primero parece ya haber sido relegada hábilmente por Alan García y su gabinete. En un momento el vecino del norte puso en duda ciertas “implicaciones” que podrían marcar un precedente en el tema de fronteras con nuestro país, situación que en la década pasada ya había sido zanjada luego de un conflicto bélico. El caso de Bolivia es diferente, a pesar de no contar con acceso al mar, su opinión esta dentro de la balanza. El embajador de Bolivia en Lima, Franz Lozano declaró que su país se mantendría neutral frente a la disputa legal sostenida entre sus dos países vecinos.

Mira estas noticias relacionadas:

Un comentario en “Perú y Chile ante La Haya

  1. osea yo pienso q la division del mar de peru y chile debe ser como se dice y que los chilenos no frieguen y no digan que quieren que se divida derecho q asi no es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.