Bóveda de semillas en caso de desastre

La humanidad se da cuenta que el hombre es su peor enemigo. Gobiernos de todo el mundo se han unido en causa común para la formación de una Bóveda Global de Semillas. Esta iniciativa busca garantizar la seguridad y continuidad de suministros alimenticios ante un posible escenario de guerras nucleares, calentamiento global o desastres naturales de gran escala.

La bóveda ha sido construida por el gobierno de Noruega como una contribución a la humanidad, en el archipiélago de Svalbard, en el Polo Norte de Noruega. El cambio climático fue un aspecto considerado a la hora de elegir la ubicación de la bóveda. Está emplazada a una altitud tal respecto al nivel del mar y dentro de las profundidades de una montaña, por lo que se descarta que la naturaleza pudiese afectar la conservación de las especies. A una temperatura permanente de 18 grados centígrados bajo cero, la ubicación resulta la más adecuada par la conservación de las semillas

El gobierno noruego asegura que se dará prioridad a las semillas de plantas importantes para la producción de alimentos y la agricultura sostenible: 7.000 especies de plantas han sido parte importante de la dieta humana, hoy se usan 150 especies, y sólo 12 representan la mayor fuente vegetal en el menú humano.

Se prevé que para el 26 de febrero, cuando sea inaugurada oficialmente la Bóveda Global de Semillas de Svalbard, ya almacene un cuarto de millón de muestras, y que en los próximos 10 años, la colección llegue a cuatro y medio millones de variedades.

El Perú estará presente en este proyecto al ser el país con mayor variedad de papa en el mundo, casi 4.000 especies diferentes. El Centro Internacional de la Papa (CPI) anunció que se enviarán las muestras bajo la forma de semilla botánica, de buena conservación a largo plazo. Se enviarán 1.600 semillas de papa silvestres y 3.100 semillas cultivadas, algunas mejoradas genéticamente.

“Se ha realizado una cuidadosa selección del material a enviarse, para que sea altamente representativo de la rica biodiversidad de la papa y el camote. Tanto en las semillas silvestres como cultivadas; se han incluido muestras que son únicas en el mundo, que solo existen en la colección mundial que el CIP guarda en custodia para la humanidad”, señaló Charles Crissman, Director Adjunto de Investigación del CIP.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.