Narcotráfico genera violencia y corrupción

El Valle del Río Apurímac-Ene (VRAE) es una de las zonas más pobres del Perú. Por ello, la presencia del narcotráfico corrompe y desarticula violentamente las instituciones que buscan el desarrollo democrático. Así lo sostiene el experto en temas de seguridad, Rubén Vargas: “No hay que olvidar que el Perú es el segundo productor de cocaína a nivel mundial y que toda esa violencia vista va a seguir sucediendo…, y no solamente son hechos de violencia, sino más bien, manifestaciones de corrupción a nivel de todas las instancias, especialmente de la policía”. Por lo tanto, el Estado debe desarrollar planes y estrategias que eviten la expansión de la violencia y corrupción en los sectores vulnerables, especialmente de las autoridades del VRAE. Previo a ello, deberá ganarse la confianza de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.