Alcalde de Andahuaylas, Manuel Molina, responde a Jaime Antezana

El alcalde de Andahuaylas, Manuel Molina, se siente muy indignado y calificó de “comentarista talibán” a Jaime Antezana, por las declaraciones vertidas sobre el lavado de dinero en esa ciudad. Asimismo, lo retó para que diga cuáles son las presuntas diez (10) familias que estarían recibiendo dinero del narcotráfico. De lo contrario, dijo, se estaría generalizando y eso sería muy injusto. No obstante, el burgoamestre reconoció que su ciudad se convirtió en la ruta del narcotráfico hacia Bolivia. “Es parte de los hechos lamentables… es una responsabilidad de las autoridades policiales y Ministerio Público para que investiguen e impongan la sanción respectiva”, acotó.

Molina dijo enfáticamente que “Andahuaylas no vive del narcotráfico”, en respuesta a la afirmación de Antezana, según la cual “Andahuaylas es el Medellín Andino”, según reportes de RPP. Él indicó que esta ciudad peruana es una ruta estratégica del narcotráfico y lavado de activos desde hace tres décadas. Según afirmó, Andahuaylas es una ruta fundamental de salida de la droga en la conexión peruana colombiana, pese a ser una zona de producción. Recordó que entre los años 60 y 90 la droga –pasta básica de cocaína (PBC)– se procesaba en las alturas, se traía la hoja de coca del valle del Río Apurimac y se procesaba en Andahuaylas.

Desde el año 2000, dijo, se procesa la PBC y el clorhidrato de cocaína, y se extraía siguiendo la ruta del Valle del Río Ene y Apurimac, por el camino denominado “Herradura”, a través de los “cargachos” -en quechua “los que transportan droga”-, jóvenes burriers que llevan sobre sus hombros entre diez y doce kilos de droga. Antezana se pregunta cómo la ciudad de Andahuaylas y Talavera están marcados en su configuración urbana por la inversión del lavado de activos. “Nadie puede estar en Andahuaylas sin percatarse de que hay edificios, como no lo hay en otras ciudades andinas, y en la que principalmente se vive de la producción de papa y granos”, dijo.

Por su parte, el presidente de la Región Apurímac, David Salazar, señaló que no llegarán las inversiones si se difunde que en esta ciudad hay narcotráfico y violencia. Según precisó, en Andahuaylas no hay más de cuatro edificios construidos hace cuatro años, y sólo hay un hotel con ascensor, construido hace más de diez años, y tiene problemas de deudas. “La policía hace su trabajo y estamos fortaleciendo las rondas campesinas y el Comité de Seguridad Ciudadana”, sentenció. Andahuaylas, afirmó, es una zona eminentemente agrícola con decenas de miles de hectáreas de producción en papa, cereales, menestras y ganadería cuya ganancia se traduce en “algunos edificios”.

Mira estas noticias relacionadas:

Un comentario en “Alcalde de Andahuaylas, Manuel Molina, responde a Jaime Antezana

  1. Por fin algo es algo, esta vez nuestra primera autoridad salió al frente a denunciar y a defender el honor de nuestro pueblo pujante y progresiste tierra de los CHANKAS a César lo que es de César, ya era tiempo que las autoridades que nos representan en el poder SALGUEN frente a los abusos y comentarios baratos de los grandes “comentaristas” antes de lanzar cualquier cosa ESTOS AMIGUITOS deben investifgar en el lugar de los hechos por menos que vengan a ensuciarse sus zapatitos tan brillantes, adelante sr Alcalde a DEFENDER EL HONOR DE NUESTRO ANDAHUAYLAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.