Helicópteros y brigadas de la PNP rescatan a personas atrapadas por la crecida del río Huallaga

Las lluvias y los desbordes no dejaron de arreciar en Tingo María. La primera emergencia se produjo a las nueve de la mañana, cuando un fuerte sonido anunció el deslizamiento de una parte del cerro Cotomono, en el sector de Jacintillo, ubicado a 300 metros del Puente Corpac, que une Tingo María con Castillo Grande y que da inicio a la carretera rumbo al Monzón. El barro y los troncos se precipitaron a una gran velocidad y su fuerza atravesó la carretera Fernando Belaunde, destruyendo tres viviendas de material rústico, cuyos propietarios lo han perdido todo. Ellos se salvaron de morir gracias a que algunos pobladores alertaron del inminente peligro. Cuando las autoridades iniciaban las tareas de apoyo en el sector de Jacintillo, el caudal del río Huallaga se incrementó súbitamente, para luego empezar a desbordarse sin control. En la tarde el río Huallaga se apropió de la avenida Raimondi y del malecón Lima, afectando a centenares de viviendas. Similares daños, sufrió la zona de Los Laureles, cuya loza deportiva desapareció bajo las aguas fluviales.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.