Crece deforestación en el VRAE a causa de fumigaciones y pobreza

La tierra que cultivan los campesinos de la zona del Valle del Río Ene y Apurímac ya no será productiva en corto tiempo. Las fumigaciones con hongos y otras sustancias tóxicas, emprendidas desde los helicópteros de la base de Palmapampa, no sólo afectan los cocales, sino también otros cultivos.

Según Víctor Bendezú, teniente gobernador de Manco Pata, los terrenos quedan inutilizables y los campesinos deforestan el bosque, que después será fumigado, y así se genera un círculo vicioso de destrucción de la Amazonía.

Además, el Estado no ha combatido la raíz del problema del narcotráfico: eliminar la pobreza de la zona. Los cultivos alternativos han fallado, pues la hoja de coca resulta más rentable en dinero y producción de cosecha.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.