Cultivos de hoja de coca, tala de bosques y contaminación amenazan al Parque Nacional de Tingo María

El Parque Nacional de Tingo María, creado como área natural protegida por el Estado y que está a punto de cumplir 43 años de creación, se encuentra amenazado por la presencia de plantaciones de hoja de coca y de mafias de tala y extracción de productos maderables y no maderables para su comercialización.

Estas mismas actividades generan una contaminación que degrada los suelos y pone en peligro las fuentes de agua que sirven para la alimentación de las especies que viven dentro de esta área. El ingeniero Lorenzo Flores Cordero, jefe del Parque Nacional de Tingo María, confirmó tales peligros contra la intangibilidad de esa área, que conserva una riqueza biológica calculada en la existencia de 144 especies vegetales superiores y 104 especies de animales superiores.

Indicó que a pesar de ser una actividad lícita, la crianza de ganado vacuno es un problema que origina contaminación en las aguas y en los terrenos, lo que podría redundar en la aparición de enfermedades en la población animal de la zona. Del mismo modo, Flores Cordero dijo que la actividad relacionada con el cultivo ilegal de hoja de coca trae consigo el uso de plaguicidas o herbicidas que afectan los ríos y el ecosistema, degradando los suelos y originando la pérdida total del sustrato vegetal.

La deforestación que se observa en las zonas limítrofes ha avanzado considerablemente en los últimos años y se convierte en la mayor amenaza, junto con el incremento de la agricultura permanente y migratoria, que no solamente deforesta, sino que destruye la diversidad biológica de la zona.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.