Primer paso para compensar a afectados por la violencia

Entrevista a Marusia Ruiz Caro sobre el Registro Único de Víctimas

 

Durante 20 años el Perú vivió un conflicto armado interno en que miles de peruanos murieron o fueron desaparecidos injustamente. La mayoría eran inocentes, vivían en zonas de extrema pobreza y hablaban lenguas vernáculas. El Estado ha aprobado una política, derivada de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), debe ahora resarcir a los familiares y afectados por la violencia política. Y el primer paso para ello es saber quiénes son esos afectados, mediante la elaboración de un Registro Único de Víctimas (RUV). Marusia Ruiz Caro, secretaria técnica del Consejo de Reparaciones, nos explica los pormenores de este proceso.

Registro descentralizado

La Comisión de la Verdad recomendó aplicar un Plan Integral de Reparaciones (PIR), un requisito para ello es determinar el número de víctimas. Por ello, el RUV busca identificar a cada una de las comunidades que sufrieron los efectos de la violencia. El Consejo de Reparaciones recién empezó a funcionar durante el 2007 –cuando recibió un presupuesto formalmente– y aunque sus labores se centran en Lima, han empezado a inaugurar los módulos descentralizados a fin de acercarse a las víctimas del conflicto armado interno.

El primer módulo inaugurado fue en Huanta. Ahora tienen previsto abrir un módulo en Satipo, Junín. Y a pesar de las limitaciones económicas están concretando alianzas con los gobiernos locales y regionales e instituciones civiles para abrir módulos de atención. Ruiz Caro informa que por ahora la prioridad son las regiones de Junín, Huanuco y Ayacucho, dado el número de víctimas que concentran. No obstante, se tiene previsto abrir una oficina en Huancayo, gracias al apoyo del gobierno regional. Y en Piura que, aunque no suene como un departamento afectado por la violencia, tiene un distrito que concentra desplazados por la violencia; se trata de Huarmaca, por lo que se abrirá una oficina en dicho lugar.

Víctimas unificadas

El registro es único y no disperso. “Yo sé que no todos sienten por igual el tratamiento a las víctimas como una prioridad. Pero a los gobiernos locales y regionales les interesa aplicar el programa de reparaciones y para ello requieren identificar a las víctimas”, dijo la funcionaria. Por ello, según la ley, el único documento oficial es el Registro Único de Víctimas que trabaja el Consejo de Reparaciones y ese es el marco de su trabajo. “Felizmente, todas las instituciones han entendido que el trabajo coordinado es lo más importante”, sentenció.

Proceso es gratuito

“Nuestro trabajo se basa en el registro que ya han realizado otras entidades del Estado como por ejemplo: el registro de desplazado que trabajó el MIMDES y el registro de desaparecidos de la Defensoría del Pueblo. Lo que busca el Registro Único de Víctimas es unificar esa información. Incluso en Apurímac y Huancavelica han trabajado su propio registro regional”, afirmó la funcionaria.

El proceso es complejo pero es un primer paso a seguir. Inicialmente se llena una ficha. “La víctima o el familiar de la víctima debe firmar una declaración jurada y, de ser posible, llevar documentos que se relacionen al hecho que sufrieron. El proceso es gratuito. Ello debe quedar claro”, advirtió Ruiz Caro. Tras la inscripción, se debe precisar que se requiere pasar por un proceso de verificación a fin de que nadie se quede fuera y no entre alguien que no lo merezca. “Es importante saber que el proceso puede demorar meses”.

Objetivo: Reparaciones

Una vez culminado el proceso de registro de víctimas, los datos serán transferidos a la Comisión Multisectorial de Alto Nivel (CMAN), y serán ellos quienes decidan qué tipo de reparación recibirán las personas afectadas. “Existen programas de vivienda, salud, educación, etc. Incluso hay un programa de reparaciones económicas, pero los únicos que tienen los derechos son los familiares de las personas desaparecidas, aquellas que sufrieron violación sexual y aquellas que producto de la violencia quedaron con una discapacidad severa”, concluyó Ruiz Caro.

Vean la entrevista a Marusia Ruiz Caro (10:01 min.)

Mira estas noticias relacionadas:

3 comentarios en “Primer paso para compensar a afectados por la violencia

  1. Felicito al gobierno central por promover este programa, pero sugiero que se extienda la difusion masiva donde no hay medios de comunicacion tal es como las provincias altas de Apurima Cotabambas, Grau Antabambas, comunidades de verdadera extrama pobreza, para que puedan acudir a los modulos de atencion y que se agilice el proceso de la desentralizacion por medio delos gobiernos locales y regionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.