“¡Libera a Polay, machista de m…!”

Victo Alfredo Polay Campos La reciente resurrección del MRTA por parte del gobierno ha provocado no sólo un conato de cacería de brujas, encarcelamientos arbitrarios y persecución al pensamiento. También está produciendo reacciones insospechadas, como por ejemplo la reciente formación de un Comité pro liberación de Víctor Polay.

Ni el Parlamento Europeo ni el Departamento de Estado de los Estados Unidos habían incluido al MRTA en sus respectivas listas de organizaciones terroristas, por el sencillo hecho de que no registra actividades ilegales desde hace 8 años. Además, sus líderes están condenados y han pedido perdón al país. Incluso han anunciado que van a participar en la vida política y están recolectando firmas para inscribir un partido, lo cual es su derecho.

Además, están los pedidos de indulto a Víctor Polay realizados por el veterano líder aprista Armando Villanueva Del Campo, y por el jurista también aprista Javier Valle Riestra. A ningún medio de comunicación se le ha ocurrido entrevistarlos o pedirles su opinión al respecto. Como estamos en favor de una democracia “firme” contra el creciente y peligroso crecimiento del terrorismo del MRTA, este tipo de opiniones simplemente no existen ni deben existir.

Es más, el Congreso en pleno y buena parte de los medios están convencidos (y supuestamente preocupados) por las “peligrosas” actualizaciones de la página web del MRTA y se comportan como si hubiéramos retrocedido a los años 80. Quienes vivimos aquellos aciagos años recordamos muy bien los crímenes y secuestros perpetrados por los emerretistas. Por eso sabemos que hoy NO estamos viviendo esa situación, aunque buena parte de la opinión pública está segura de lo contrario y, en definitiva, cree en la existencia de fantasmas (en este caso, políticos).

Si se inventa una atmósfera política de intolerancia, es inevitable que se produzca, por reacción, otro escenario equivalente al de estas fantasías político-mediáticas. Y vemos, entonces, a personas intachables -como la poeta y periodista Rosina Valcárcel– caer también en excesos (en su caso, verbales) en el marco del Comité que pide el indulto para Polay.

En una entrevista radial con César Hildebrandt, Valcárcel se despachó contra el presidente Alan García en una curiosa defensa de Polay, quien de seguro debe estar diciéndole “no me defiendas, comadre”. Entre las acusaciones más extravagantes figuró la acusación de bisexualidad (aunque ella antes dijo que no era homofóbica) y de ser machista por no perdonarle a Polay (entre otras cosas) que haya tenido un supuesto flirt con Pilar Nores -hoy esposa de Alan García-, antes de que ella lo conociera. En general, cada mención a García viene acompañada de un insulto, generalmente de grueso calibre. Su escucha puede ser muy divertida, salvo -ciertamente- para García y Gonzáles Posada.

De esta manera, los que han inventado un MRTA “operativo” tienen por fin lo que querían: el reinicio de las actividades públicas de este movimiento. Y, de paso, una reacción un poco caricaturesca pero que prefigura uma atmósfera de confrontación social.

Nuestra opinión es que el MRTA tiene todo el derecho a buscar su legalización, como lo intenta hacer bajo otro nombre, aunque sea difícil que consiga el número de firmas necesarias para ello. Lamentablemente, y hasta donde he tenido oportunidad de conocer, con el mismo pensamiento político de hace dos décadas (pero este es otro tema). En cuanto a Víctor Polay, NO debe ser indultado por la naturaleza grave de los crímenes que perpetró; particularmente, el secuestro, además de asesinatos injustificables, tanto entonces como ahora.

Mira estas noticias relacionadas:

Un comentario en ““¡Libera a Polay, machista de m…!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.