Jesús Coronel: “Remanentes mineros deben seguir en las regiones”

El tema de los remanentes de las utilidades mineras, que el gobierno quiere retirar a doce regiones del país para entregarlos íntegramente a los trabajadores mineros, ha generado un debate en el Congreso de la República. El economista Jesús Coronel, presidente regional de Cajamarca, nos ha enviado un artículo de opinión que revisa y compara los argumentos en debate y concluye en que “no es justo que en regiones con abundancia de recursos naturales e indicadores significativos en pobreza y extrema pobreza, y manteniéndose en los últimos lugares en cobertura eléctrica e infraestructura vial, como Cajamarca, existan islas de privilegio. Motivo por el cual debe primar la igualdad de oportunidades y realizaciones, territorial e individual, antes que la libertad de derechos laborales”.

A continuación, les ofrecemos el artículo completo.

Remanentes mineros: ¿Igualdad de ingresos, patrimonio, oportunidades, realizaciones, libertades, derechos?

Jesús Coronel Salirrosas
Presidente Regional de Cajamarca

El caso de los remanentes mineros o el derecho de los trabajadores a participar en las utilidades de las empresas mineras merece mayor análisis, por la colisión constitucional suscitada, a partir de lo argumentado en los dictámenes, tanto en mayoría como en minoría de la Comisión de Trabajo de nuestro Congreso de la República. En éstos, no se aborda lo sustancial del Decreto Legislativo Nº 892, como es la igualdad que debe existir entre los miembros de un territorio específico y la igualdad entre los derechos individuales, para que no haya rechazo social.

De otro lado, el espíritu de las modificaciones legislativas (Ley 28464, Ley 28756) ha seguido esta misma orientación: mantener una parte de los recursos para la necesaria especialización de los trabajadores y, superado el equivalente a las 2,20 UIT, promover las condiciones para el progreso social y económico, a cargo de los gobiernos regionales, en su circunscripción, como ha sido la constitución del FONDOEMPLEO.

La generación de la riqueza, a partir de un recurso natural, especialmente, no renovable, debe representar oportunidades y posibilitar la realización personal de aquellos miembros con una menor cantidad de activos de una región específica. Asimismo, se antepone a los beneficios que pueda obtener un trabajador, quien al ser parte del sistema laboral formal, ya cuenta con los beneficios sociales inherentes a su status laboral (AFP, CTS, seguro de salud, gratificaciones de julio y diciembre, beneficios que se deriven de negociaciones colectivas), adicionándose la participación en el porcentaje establecido por ley como es el 8% de las utilidades en las empresas mineras.

La minería representa tan sólo el 1,2% de la población económicamente activa, donde se observa que “de los 110 mil trabajadores del sector, más de 80 mil pertenecen a las empresas contratistas, subcontratistas, services, cooperativas de trabajo y de fomento del empleo, y sólo el 20% pertenece a la planilla estable”[1].

Adicionalmente, el beneficio obtenido por los trabajadores formales tampoco se extiende a los trabajadores de las cooperativas de trabajo y fomento del empleo, y cooperativas de trabajo temporal.

De otro lado, la labor realizada con los recursos del FONDOEMPLEO ha estado dirigida a la capacitación y desarrollo de capacidades para conseguir puestos de trabajo. La eliminación de este fondo representará la pérdida de la experiencia y procedimientos validados para el manejo de fondos concursables.

Asimismo, los ingresos que puedan provenir por la utilización de los recursos naturales (canon y regalías) son insuficientes para promover condiciones para el progreso social y económico (Inciso 2 del Artículo 23. Constitución de la República). Es importante clarificar que la relativa bonanza de los gobiernos regionales no es tan cierta, participan tan sólo del 20% de la totalidad de los ingresos provenientes del canon. Estos recursos son exiguos para financiar sus déficit de infraestructura. La concepción vigente en el diseño de la ley del canon privilegió la asignación de estos recursos a los gobiernos locales. En ese sentido, alcanzar consensos entre los gobiernos locales para reducir el déficit de infraestructura de una región es una ardua tarea. Por lo que regionalizar el canon es una opción, pero de poca viabilidad política.

También es importante destacar que los gobiernos regionales y locales no participan del total de los ingresos y rentas obtenidos por el Estado de la actividad minera (IGV, ISC, impuesto a la renta) (Artículo 77 de la Constitución de la República).

La comprensión de estos factores de falta de igualdad territorial e individual inspiró a los legisladores a aprobar el D.L. Nº 892. El sentido ético de quienes hicieron las modificaciones iniciales y posteriores, tanto constitucional como normativo, dilucidó la disyuntiva entre lo justo y legal.

En ese mismo orden de ideas, no es justo que en regiones con abundancia de recursos naturales e indicadores significativos en pobreza y extrema pobreza, y manteniéndose en los últimos lugares en cobertura eléctrica e infraestructura vial, como Cajamarca, existan islas de privilegio. Motivo por el cual debe primar la igualdad de oportunidades y realizaciones, territorial e individual, antes que la libertad de derechos laborales.

En esta perspectiva, es el Estado, a través de las instituciones pertinentes y sus políticas, el llamado a promover la cohesión social y territorial, así como promover la competitividad de sus economías, por ello, se debe convocar a los gobiernos regionales para la sustentación de sus puntos de vista sobre el particular.

Mira estas noticias relacionadas:

4 comentarios en “Jesús Coronel: “Remanentes mineros deben seguir en las regiones”

  1. los remanentes mineros no deben de segir asi mas bien deben aprovecharlo sacando mas minerales enbes de estar robando el alcalde Cesar Alvares debe hacer mas carretaras para los ancashinos .
    el alcalde hizo que el dolar disminuya eso no nos favorece en nada
    pero como al alcalde le gusta estar malgastando el dinero no hace mas obras .
    esta mal lo que esta haciendo con ancash , ay muchas cosas que tendria que decirle pero ya no mas a los robos , a las injusticias y el peru es libre de desidir y decir lo que piensan , gracias.

  2. POr favor deja de lado el higado, Cesar Avarez no es alcalde, es el PRESiDENTE REGIONAL DE ANCASH, como el APRA perdió las elecciones regionales en en las 12 regiones donde hay bonanza por la mineria y no pueden robar, ahora se olvidan de la justicia social de los mas pobres del PERU y quiere quitar el dinero de los pobres para que pasen 1000 años mas para que tengan sus carreteras

  3. Señores, por desgracia el mal llamado presidente regional lleva mi nombre, en vez de estar pretendiendo quitar la plata de los trabajadores para realizar obras, pongo un ejemplo hasta hace dos años uno podia viajar con su automovil hacia barranca o lima, EN LA ACTUALIDAD PRACTICAMENTE YA NO SE PUEDE TRANSITAR POR LA CARRETERA HUARAZ PATIVILCA, LA VIA ESTA HECHO UN DESASTRE, ENTONCES ME PREGUNTO SI EL REMANENTE MINERO FUE DESTINADO PARA MANTENIMIENTOS DE VIAS, ENTONCES DONDE ESTAN ESTAS OBRAS.

  4. Estimados señores

    creo que Jesús Coronel no tiene fundamentos sólidos, ni existen, para tocar un derecho (participación en las utilidades de las empresas mineras) de los trabajadores. La historia de este robo a los trabajadores empezó durante el gobierno de Alberto Fujimori y después se continuó y hoy se quiere perpetuar este despojo del dinero de los trabajadores mineros. Quién es el señor Coronel para sugerir que es suficiente lo que ya ganan los trabajadores mineros (sin participar en sus remanentes).
    Sin duda su opinión no es objetiva y su propuesta es inaceptable porque viola los derechos de los trabajadores. Pareciera que quiere hacer “socialismo” recortando los legales y legítimos ingresos (normales, altos o muy altos) de los trabajadores de las empresas mineras.
    Lo que sí debería hacerse es calcular el monto que se le ha restado a los mineros y resarcirlos, de alguna forma, de su derecho económico.
    Abraham Fudrini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.