Se presentó en Abancay “El Estado de la Niñez en el Perú”

Con la presencia del presidente regional de Apurímac, David Salazar, el estudio Estado de la Niñez en el Perú fue presentado en Abancay. Al acto asistieron también representantes de la Defensoría del Pueblo y del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), así como adolescentes de Abancay y Andahuaylas.

El Estado de la Niñez en el Perú es un trabajo inédito que recopila información actualizada sobre mortalidad infantil, desnutrición, trabajo infantil, educación, embarazo adolescente, entre otros temas. El estudio muestra las grandes brechas que existen entre las regiones, y su información servirá para la conformación de diversas políticas que beneficien a niños y adolescentes.

Los que enfrentan mayores limitaciones para el desarrollo integral de su niñez y adolescencia, son los departamentos de la sierra y la selva como Apurímac, Cusco y Loreto, mientras que los departamentos que enfrentan condiciones más críticas son Huancavelica, Huánuco, Cajamarca y Ayacucho.

Según UNICEF Perú, en Apurímac el 33% de los niños menores de 6 años padece desnutrición crónica y el 54% anemia. Entre los estudiantes de 6 a 9 años quienes viven en Cotabambas tienen la tasa más alta de desnutrición crónica del departamento: el 56%. En esa provincia el 92% de menores de edad son quechua hablantes, mientras en Abancay el porcentaje solo llega al 22%.

Los datos están organizados según el ciclo de vida -primera infancia, niñez y adolescencia- y también por departamento. Ellos expresan los contrastes entre las áreas rurales y urbanas en aspectos como control del embarazo, mortalidad infantil, lugar y registro de nacimientos, acceso a servicios de agua y saneamiento, incidencia de anemia, asistencia a centros de estudio, rendimiento escolar, trabajo infantil y violencia doméstica.

Además, en la publicación se consideran factores como la lengua materna y la cantidad de Defensorías del Niño y el Adolescente, que llegan a 98 en todo el departamento, pero distribuidas en forma desigual: 49 funcionan en Abancay, 40 en Aymaraes y no más de 5 en las provincias restantes.

Los números muestran que Apurímac enfrenta grandes limitaciones para el desarrollo de sus niños, niñas y adolescentes; sin embargo, algunas tasas sorprenden de manera positiva. Es el caso de la asistencia a educación inicial en Grau y Chincheros, que alcanzan el 77% y el 75%, respectivamente, muy superiores al promedio departamental.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.