Exhuman cadáver en Huancayo en busca de ADN que permita identificar al asesino de una maestra

En Huancayo, tras dos años de la extraña muerte de la profesora Rocío Fernández Badillo, médicos legistas realizaron la exhumación de su cadáver, con el fin de sacar muestras de ADN al bebé que ella estaba gestando, y así continuar con las investigaciones que permitan identificar al verdadero autor de este asesinato que conmocionó a la población en el 2006.

Fernández Badillo fue encontrada colgada de una viga en el estadio de Coto Coto, en el distrito de Chilca. El supuesto suicidio quedó descartado, porque la víctima tenía las manos atadas. Desde entonces, los familiares exigen justicia.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.