Experto dice que presencia militar norteamericana perseguiría control de recursos naturales y energéticos

La instalación de bases militares en la zona del Valle del Río Ene y Apurímac (VRAE), junto a una serie de incidentes que ocurren desde el 2006, confirmaría el interés de los Estados Unidos de establecer instalaciones castrenses en esta parte del continente, especialmente en el Perú, así lo sostuvo el especialista en temas militares Ricardo Soberón, del Transnational Institute.

“Tendríamos que remontarnos a la cumbre entre el presidente Toledo y el Presidente Bush, donde se tienden los lazos para una nueva forma de relacionamiento entre Perú y los Estados Unidos. Ese proceso de acercamiento ha llegado a su punto mayor cuando se produce la negociación, la suscripción, la aprobación y la implementación del Tratado de Libre Comercio que ha venido acompañado, obviamente entre bambalinas, de la necesidad de que a nivel policial, militar y político el Comando Sur (USA), el presidente Bush y el Presidente Alan García acerquen posiciones”, afirmó.

Según Soberón, la presencia militar de Estados Unidos no sólo tendría como objetivo asegurar a Colombia el acompañamiento del Perú en la lucha antidrogas, sino también el manejo estratégico de los recursos naturales y energéticos: “En la Amazonía de América del Sur ocurre que tenemos una serie de recursos naturales, como bien sabemos, desde hidrocarburos hasta biodiversidad y el agua dulce que constituyen interés fundamental para la administración norteamericana. Ello explica pues la instalación de un conjunto de establecimientos desde Paraguay, Bolivia, el Perú y Colombia, que le garantizan que, llegada una situación de crisis militar, social, ellos puedan rápidamente instalar tropas, instalar equipos, instalar tecnología para ocupar territorialmente esas zonas”.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.