Gerente de SEDA Huánuco responde con violencia durante inspección

Pobladores del centro poblado Castillo Grande expresaron su malestar por los continuos cortes del servicio de agua potable, lo que significa un serio problema para sus actividades diarias.

Ante esa queja, funcionarios de la empresa SEDA Huánuco señalaron que los cortes se debían al uso inadecuado del agua por parte de la población. En otro momento, manifestaron que el mal servicio se debía a la rotura de una tubería matriz. Lo cierto es que el tiempo ha pasado y el servicio no ha mejorado.

Posiblemente alertado por las protestas de los pobladores, el gerente de la empresa, Jorge Jiménez Ibarra, resolvió ejecutar una “inspección sorpresa” en Castillo Grande.

Al ser abordado por los medios de comunicación, el funcionario de SEDA Huánuco se ofuscó y trató de impedir que los reporteros de Enlace Nacional grabaran la inspección. Incluso con violencia intentó tapar el lente de nuestra cámara.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.