Damnificados iqueños se movilizan exigiendo reconstrucción

Los damnificados iqueños desarrollaron una jornada pacífica, pese a la presencia de contingentes policiales recién llegados, intimidatoria para algunos y provocadora para otros. Cientos de iqueños se movilizaron por las principales calles de la ciudad, expresando lo que a estas alturas ya no se puede ocultar: a un año del terremoto, la reconstrucción sigue en compás de espera. El 15 de agosto no sólo ha sido para recordar a quienes se fueron, a quienes el terremoto nos arrancó, fue también una vez más la oportunidad de mostrar el malestar que se siente por las condiciones en las que siguen viviendo los damnificados. Organizaciones de los distritos más populosos como Parcona, Tinguiña, Subtanjalla, Pueblo Nuevo, entre otros, llegaron con pancartas y ollas en mano, acompañados de la CGTP, el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Estatal, los estudiantes universitarios, gremios, asociaciones, etc.

Muchos damnificados de manera individual también se sumaron al acto, denunciando que los obreros de la agroexportación también muy afectados por el sismo, a diferencia del paro del 9 de julio, no pudieron estar presentes porque los fundos, en su totalidad, ofrecieron el doble del pago de la jornada diaria para que no se movilizaran. “Se aprovecharon de la necesidad de la gente”, señaló un obrero manifestante.

Todos y todas reclamaban los bonos, mayor celeridad, voluntad para reconstruir Ica, y reconstruir colegios y hospitales, como lo expresó el personal médico y trabajadores del Hospital Regional, que continúa en escombros y brindando atención a duras penas. La doctora Rita Caldas manifestó que el hospital sigue colapsado en un 80%, por lo que siente que ya no se sigue igual sino peor. Dijo que no hay ni siquiera expediente técnico, encontrándose en una incertidumbre. “Sin expediente técnico ni pensar en poner la primera ni la segunda piedra, ni avisos engañosos a pocos días del 15 de agosto como se quiso hacer”, agregó. Con evidente indignación aseguró que el personal médico viene laborando en las peores condiciones de infraestructura y equipamiento. “Hay hacinamiento en consulta externa, hospitalización, sala de operaciones, estamos sin agua potable, sin servicios higiénicos suficientes, lo que ha provocado el aumento del porcentaje de Infecciones intra hospitalarias”, subrayó.

Caldas denunció que en el hospital regional hay un riesgo inminente de brotes epidémicos, por lo que señaló que hay una corresponsabilidad no solamente del gobierno central, sino en todos los niveles, desde las direcciones ejecutivas, gobierno regional, gobiernos locales, a los que exigió dejar de mostrarse indolentes y de hacer una gestión sin solidaridad, sin justicia y, lo que es peor, sin comunicación. Lamentó que actualmente trabajen en peores condiciones cumpliendo el juramento hipocrático, porque la salud es su objetivo, pero no pueden seguir arriesgándose. “La comunidad debe saber que nos están convirtiendo a los médicos y demás trabajadores en portadores de las enfermedades de un paciente a otro, porque ni siquiera podemos lavarnos las manos para no contaminarlos, es decir, todo tiene un límite”, reveló. Advirtió finalmente que si el gobierno central y el regional no demuestran en forma efectiva que van a reconstruir el hospital, de inmediato recurrirán a la ley. “Si el estado no garantiza las condiciones y el equipamiento, no podrá obligarnos a ejercer el acto médico en esas condiciones, y por respeto tendremos que decirles a la población hasta acá, no podemos seguir atendiendo y entregaremos hospitales”, enfatizó.

Así se presenta el panorama en esta parte del país. Al caer la tarde en la Plaza de Armas de Ica, se concentraron la población, diversas instituciones y autoridades para hacer un minuto de silencio a las 6:42 p.m., justo en la hora que se produjo el sismo el año pasado, en memoria de las víctimas.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.