Diario Educar. Adiós a Constantino Carvallo, ex consejero del Consejo Nacional de Educación

constantino-carvallo-2La labor de Constantino Carvallo como consejero en el Consejo Nacional de Educación (CNE) estuvo siempre ligada a su vehemencia, a su pasión, a su compromiso vital por tener en el país una educación de calidad. Como maestro sabía muy bien los avatares de enseñar, y lamentaba que la mayoría de docentes del país no tuvieran ni las más mínimas condiciones para hacerlo. Para Constantino, educar no era la repetición, el dictado, era sobre todo mantener una relación directa, y cercana con los estudiantes, libre de autoritarismos y discriminaciones. Ejemplo de ello dio como director del colegio Los Reyes Rojos.

Siempre fue sensible al tema social de los colegios. Sostenía que “el alumno no tiene nada que descubrir porque la verdad la posee el maestro. Ese tipo de relación autoritaria inculca en la población la esperanza mesiánica de que existe una persona, un movimiento, o un credo que los va a sacar de su condición”. Constantino era claro en sus opiniones y su perfil mediático radicaba en ser un especialista que polemizaba desde su experiencia: “el Perú tiene un sistema educativo que es un apartheid, perverso, aislado; incluso al interior de la propia escuela privada. Los colegios religiosos no se mezclan con los no religiosos y cada grupo tiene sus propias actividades”. Estas eran algunas opiniones contra las cuales se tenía que hacer algo y una de esas propuestas estaba en su insistencia por poner en marcha el Proyecto Educativo Nacional, que elaboró junto a veinticuatro consejeros, donde dio aportes sobre todo al objetivo estratégico 2: Estudiantes e instituciones que logran aprendizajes pertinentes y de calidad.

Fue consejero del CNE desde el año 2003 hasta el 2008, siendo así una de las figuras que mantuvo una oposición crítica frente a las políticas que el gobierno implementaba en educación. Tenía una columna en el diario La República, en la que opinaba sobre diversos temas vinculados a su especialidad, porque Constantino era de los que pensaban que el tema educativo atravesaba todas las disciplinas y aspectos de la vida cotidiana. La educación tiene que ver con el deporte, con las artes, con la música, con el ejercicio de ciudadanía, decía cuando en el boletín del CNE obviábamos algunas noticias sobre el deporte, por ejemplo.

“Es urgente atender a la primera infancia y garantizar que los niños y las niñas nacidas en el Perú recibirán los cuidados integrales que permitirán su adecuado desarrollo. Prioricemos este buen inicio de la vida para todo”, esta es una de las frases en las que Constantino creía. No imaginaba una mejor educación si es que no se pensara en el futuro de los más pequeños. Su trabajo en el CNE consideraba todos estos puntos y tenía un marcado interés en que el gobierno no tomara al Proyecto Educativo Nacional como letra muerta: “Cada maestro debe tener un ejemplar del Proyecto Educativo Nacional”. Esta era una demanda que hacía pública cuando era entrevistado en diversos medios de comunicación y esperaba que el Ministerio de Educación la tuviera en cuenta.

El aporte de Constantino Carvallo también se hizo notable en las diversas publicaciones, las versiones amigables que se hicieron del Proyecto Educativo Nacional, y en las jornadas de reflexión de este proyecto, que contó con este material en las escuelas. Su colaboración en diversos debates sobre la educación y el cine también era un tema que lo apasionaba, y establecer relaciones entre ambas realidades enriquecía el panorama a docentes y estudiantes de pedagogía que participaban en los eventos.

Su ausencia es una gran pérdida para lo que significó la construcción del Proyecto Educativo Nacional y para la mejora de la educación peruana.

(Foto El Comercio)

Mira estas noticias relacionadas:

3 comentarios en “Diario Educar. Adiós a Constantino Carvallo, ex consejero del Consejo Nacional de Educación

  1. Descanse en paz, señor Constantino. Aunque no lo conosca personalmente, siempre lo he admirado desinteresademente, bastaba escucharlo para saber que era distinto a los demas, su lucha por romper barreras sociales y su amor por la educacion, bastaban para ser admirado.

    Me apeno mucho su fallecimiento tan repentino. Desde hace tiempo, no habia sentido una perdida tan fuerte como la de usted. Solo me queda decirle que lo admiraba bastante, y que es una gran perdida para nuestro Peru. No descanse, porfavor. Lo nesecitamos.

  2. Es lamentable, que una persona de gran calidad y de enorme sensibilidad humana tenga que partir tan temprano.Gracias por los aportes brindados por tratar de mejorar la educación en nuestro país. !Descansa en paz Constantino!

  3. Su visíon sobre la educación peruana servirá de ejemplo a las futuras generaciones de profesores, tendremos como modelo a una persona de bien que siempore trato de forjar mejores alumnos, Dios lo tenga en su gloria…DESCANSA EN PAZ CONSTANTINO CARVALLO, GRAN EDUCADOR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.