Defensoría del Pueblo inicia campaña contra el castigo físico y humillante a menores de edad

El castigo corporal es una práctica discriminatoria que viola derechos humanos fundamentales como: el respeto de la integridad corporal y la dignidad de las personas. El castigo enseña a ser víctimas, a sentir soledad, tristeza, abandono e incorpora una visión negativa de los demás. Con el fin de erradicar de la sociedad peruana el castigo físico a los menores de edad, la Defensoría del Pueblo lanzó la campaña contra este tipo de conducta.

Beatriz Merino, Defensora del Pueblo, dijo que “ya se conocen todos los efectos que estas prácticas producen en nuestros niños. Afectan las formas en que se relacionan con otras personas, distorsionan lo que debe ser la única relación entre padres e hijos que es la relación de amor. La vincula a la violencia y la vincula al dolor. Entonces los niños tienden a asumir que la violencia es posible y a veces hasta correcta cuando se quiere disciplinar, y entonces hay un lamentable círculo de violencia”.

Dirigiéndose a los profesores, padres de familia y apoderados, la Defensora del Pueblo señaló que el castigo físico no se justifica y que es errada su aplicación como corrector de conductas. Precisó que “es necesario resaltar que no se trata de eliminar la corrección. Los comportamientos incorrectos deben de corregirse, pero deben propiciar su corrección en formas de diálogo y sobre todo en una educación sin violencia. Tenemos que demostrar al Perú que el diálogo y la tolerancia son recursos válidos y los únicos para que nos podamos entender y sobre todo romper ese círculo vicioso de crecer y educar maltratando, golpeando o humillando en lugar de indagar por las razones del comportamiento de nuestros niños”.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.