El caso Fujimori: Cuando se desclasifican los tumores malignos

kate-doyleAcompañado de su médico Alejandro Aguinaga, y con un mejor semblante, el ex presidente Alberto Fujimori retornó a la DIROES, luego que fuera internado el último fin de semana para ser sometido a una serie de exámenes médicos complementarios en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), los cuales han determinado la existencia de un quiste benigno ubicado en el páncreas. Pese a ello, el procesado se hizo presente en la audiencia, donde esta vez participó la perito estadounidense Kate Doyle, luego de que ésta revisara 49 documentos de inteligencia elaborados en su mayoría por el entonces embajador de los Estados Unidos en el Perú, Anthony Quainton, donde se determina la participación de las Fuerzas Armadas Peruanas en abusos a los derechos humanos.

Son en total 21 los denominados documentos desclasificados, que fueron elaborados por funcionarios del gobierno de los Estados Unidos, que han sido traducidos al idioma castellano y que contiene información referida sobre violaciones a los derechos humanos, además de la conformación del grupo militar Colina. Al parecer, estos importantes expedientes fueron incorporados como pruebas al tribunal que juzga al ex presidente y esta dividido en tres tomos, donde se confirma también la existencia de una doble estrategia de lucha contra el terrorismo: la política (pública y de respeto al Estado de derecho) y la clandestina (fuera del marco legal a través de operaciones de terror en la lucha contra la subversión).

En su intervención, Kate Doyle afirmó que dichos documentos de estudio reflejan una serie de “operaciones ilegales que fueron el producto de una política de gobierno y no resultados de elementos fuera de control del Ejército, Policía o Inteligencia”, también el reconocimiento de que el gobierno de Fujimori “estaba tratando de encubrir a sus aparatos de seguridad en los abusos contra los derechos humanos”, a la cual tildó como una estrategia de “doble cara”, por lo que son una clara evidencia de que durante ese régimen se violaron los DD.HH.

Al respecto, la abogada de la parte civil, Gloria Cano, determinó que existe un documento con un ofrecimiento de la embajada de Estados Unidos para que el FBI apoye la investigación de los restos en Cantuta. “Sin embargo, como todos sabemos, nunca se hizo caso a ese ofrecimiento y se eligió un laboratorio en Inglaterra, pagándole quince mil dólares a una persona para que llevara los restos y que misteriosamente se perdieron luego”, dijo Cano.

Por su parte, el abogado de Alberto Fujimori, César Nakasaki, sostuvo que el juicio sigue adelante y negó que la enfermedad de su patrocinado sea una estrategia de defensa para dilatar o quebrar el juicio. El letrado solicitó a la sala requerir al Ministerio de Defensa un documento denominado “Planeamiento Estratégico para la Defensa Nacional”. Dicho pedido ha sido respaldado por el representante del Ministerio Público, por lo que será resuelto por el Tribunal en la próxima sesión del proceso.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.