Moquegua, acuerdo en el limbo

crisis-de-moqueguaLuego de la violenta protesta de junio pasado, aún no se da una solución al tema de la equidad del canon minero entre las regiones del sur, como son Tacna y Moquegua, pues tanto el presidente regional de Moquegua, Edmundo Coayla, y el premier Jorge Del Castillo, sostuvieron recientemente una reunión en la Presidencia del Consejo de Ministros, donde se llegó a un cuarto intermedio para que las autoridades moqueguanas analicen una propuesta dada por el Ejecutivo. Consistía en realizar la distribución del canon en base al valor del concentrado puro que se obtiene en cada una de las unidades mineras, es decir, tanto en Cuajone como en Toquepala, antes de que el mineral sea ingresado en la refinería de Ilo.

El 10 de junio, varios pueblos de Moquegua se concentraron por más de una semana en la Panamericana Sur, bloqueando las carreteras, aislando y desabasteciendo a Tacna, ante lo cual el gobierno exigió el cese de la medida para dialogar sobre el conflicto, sin haber buscado una solución previa al problema. El jefe de la policía de Moquegua, general Alberto Jordán, recibió la orden gubernamental de desbloquear un puente clave, pero él y 70 agentes fueron cercados por la multitud en una iglesia en señal de protesta, ante la indiferencia del gobierno en omitir el pedido de la población moqueguana. Posteriormente, el 19 de junio se suscribió un acta que establece un plazo de 30 días para separar las cuentas de las minas Cuajone y Toquepala, que explota Southern Perú Copper Corporation en Moquegua y Tacna, respectivamente. De acuerdo a reportes oficiales, Moquegua aporta el 52% del producto final, mientras que Tacna aporta el 48% restante. Pese a ello, Moquegua recibiría menos canon que Tacna, de acuerdo al reglamento de ley.

La congresista por Moquegua, Hilda Guevara, indicó que su región quiere “una distribución del canon en forma equitativa y coherente con la explotación minera y cualquier acuerdo al que se llegue, finalmente, deberá ser expedido por decreto supremo y no por ley, ya que una ley demora, y queremos que la solución se haga efectiva lo antes posible”. Por su parte, Lourdes Flores puso su cuota de alarma y alborotó al gobierno, pues dijo que sería responsabilidad de éste si había un nuevo “moqueguazo” por no cumplir con lo prometido, expresión que le ha significado recibir una serie de ataques del oficialismo, de modo similar al cargamontón propinado al ex presidente Alejandro Toledo hace dos semanas.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.