Agua que no has de beber, déjala correr

rio-chira-contaminadoDebido a la falta de prevención, inversión y control, diversos ríos ubicados en el norte del país, como La Leche, Chira, Tumbes, Marañón y otros, presentan alarmantes niveles de contaminación, ya que reciben los desagües de miles de pobladores, y de no adoptarse medidas preventivas podrían convertirse en un referente letal para la salud. Por un lado, tenemos el vertimiento de las aguas residuales sin tratamiento, y por otro la presencia de metales y desechos mineros.

El caso más alarmante lo encontramos en Cajamarca, donde los índices de contaminación son realmente elevados en los ríos Marañón y Llautano; además, las cuencas de Mashcon y Chonta presentan una alta presencia de coniformes fecales, superando cuatro veces los límites máximos permitidos por la Ley General de Aguas, según Digesa. En Lambayeque, pobladores de varias localidades ingieren a diario aguas servidas, y según estudios, los chiclayanos generan 1.353 litros de aguas residuales por segundo. En el caso del río Chira en Piura, su nivel de contaminación proviene desde el Ecuador y se debe a la presencia de la minería informal; no obstante, el problema se agudiza aún más cuando, en las cercanías de Sullana y Bellavista, los desagües domésticos e industriales sólo tratan el 60% de las aguas residuales.

Al parecer, para las autoridades norteñas este problema pasa a un segundo plano si se trata de realizar obras, pues más importancia tiene la construcción de una plazuela a buscar una solución a un tema ambiental. La presencia de elementos químicos como plomo, cobre y arsénico, es el principal ente infeccioso de las aguas del río Moche, en Trujillo. En Ancash, las aguas del río Santa vienen cargadas toneladas de impurezas como antimonio, generado por la actividad de veinte mineras ubicadas a lo largo de su cuenca. Pero el río Tumbes no está exento de este preocupante problema ambiental, ya que debido a los relaves mineros procedentes del Ecuador y por las diversas actividades que se realiza a lo largo de su cuenca, sus aguas reciben cantidades de desechos urbanos, aguas residuales y aguas servidas domésticas.

Sin duda, para combatir esta amenaza lo primero que debería hacerse es encontrar medidas de prevención, como por ejemplo insumos que no tengan residuos tóxicos para el caso del agro. Además se necesita mayor inversión en cuanto a la infraestructura, de lo contrario no habrá una mejora; la existencia de un sistema de control y fiscalización, y por supuesto una agresiva campaña de concientización, ya que los perjudicados directos son los habitantes de estas regiones. De hecho, este es un arduo trabajo para las municipalidades, la población, las mineras y el Ministerio del Medio Ambiente, cuyo rol es fundamental para enfrentar este problema. En conclusión, este hecho trae como consecuencia una limitada disponibilidad de este recurso “fuente de vida”, por la falta de plantas de tratamiento.

(Foto: Noticia local)

Mira estas noticias relacionadas:

2 comentarios en “Agua que no has de beber, déjala correr

  1. Muy importante la noticia da mucho que decir , si todos tomamos medidad de prevencion frente al medio ambiente y todo lo que sufre con sus contaminaciones colaborariamos con el bienestar de la sociedad.ya que nuestro Peru es uno de los paises megadiversos mas importantes y debemos consevarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.