Diecinueve personas mueren en camioneta que cayó a abismo, cerca de Trujillo

Un nuevo accidente tiñó de rojo las carreteras. Esta vez, las víctimas regresaban de las fiestas patronales de San Martín de Porres en Cachicadán, cuando la custer en la que viajaban cayó a un abismo de 150 metros, a la altura del pueblo de San Antonio, ubicado entre Cachicadán y Santiago de Chuco. El hecho se produjo alrededor de las 3 y 30 p.m. Al parecer, el vehículo, que iba totalmente lleno, retrocedió para darle pase al bus, y se precipitó al vacío.

Muchos afirman que el chofer habría estado ebrio. Él, junto a otras 19 personas, murieron instantámente. Tan sólo pasaron diez minutos desde que las familias partieron de Cachicadán cuando el fatídico accidente ocurrió. El panorama era desolador, los cuerpos yacían tirados en el gras a una altura que hizo más complicado el rescate de los heridos y de los cuerpos sin vida. En su mayoría eran familias, pues se encontraron entre los heridos y fallecidos, abuelos, nietos, tíos, sobrinos, hermanos, etc., de los cuales tres o cuatro pertenecían a una misma familia.

Algunos fallecidos ya están siendo velados, mientras que la mayoría de los heridos fueron trasladados al Hospital Belén de Trujillo, y otros al Hospital Regional. Una de las imágenes más lamentables e impactantes, fue ver la cantidad de niños que fueron víctimas del fatídico accidente.

Mira estas noticias relacionadas:

Un comentario en “Diecinueve personas mueren en camioneta que cayó a abismo, cerca de Trujillo

  1. Es lamentable la cantidad de personas que fallecen o ven su vida truncada, como consecuencia de accidentes en las carreteras.
    Cualquier cuidadano que guste de viajar por el interior del Perú, habrá pasado mas de una vez por carreteras o trochas que se suponen de dos vías;pero que en l a realidad no tiene el ancho mínimo necesario para que circulen vehículos simultáneamente por las dos vías.
    Los choferes de la zona generalmente conocen bien sus caminos y con la ayuda de Dios, la mayoría logra con éxito, la acrobática maniobra de “dar paso”, generalmente al más grande o al que esta en situación más crítica.
    Resulta inverosímil que tengamos este tipo de caminos uniendo pueblos en el interior del país, lugares muchos de ellos promocionados como destinos turísticos internos!!!
    Todos celebran q estamos creciendo, pero creo que el estado debe invertir en infraestructura, como nuestras carreteras, que se quedaron, muchas de ellas, en el tiempo de la carreta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.