Redoblarán esfuerzos para proteger bosques nativos de los taladores ilegales en San Francisco, Ayacucho

En el Valle de los ríos Apurímac y Ene, el Instituto de Recursos Naturales (INRENA), promoverá campañas para capacitar y sensibilizar a las comunidades nativasa para que protejan los bosques y realicen un aprovechamiento económico responsable de los recursos. Durante el 2008, el INRENA junto con el Frente Policial del VRAE decomisó más de 23 mil tablares de madera aserrada que los traficantes de este recurso pretendían comercializar en los mercados nacional e internacional. El responsable de la entidad en el VRAE, Víctor Villa, informó que pese a los esfuerzos por controlar la tala ilegal y la deforestación de los bosques, personas inescrupulosas se las ingenian para beneficiarse con los recursos forestales. Por ello aseguró que este año se redoblarán los esfuerzos y se trabajará codo a coco con el Frente Policial y las comunidades nativas.

“Este año redoblaremos los esfuerzos para realizar un mayor control de los recursos forestales, mediante un trabajo más coordinado con la policía, los gobiernos locales y los comités de bosques”, dijo Villa. Además, saludó la vigencia del nuevo Código Penal, que sanciona de manera severa los delitos ambientales, como depredación de especies, destrucción de bosques intangibles y reservas naturales, así como el tráfico de árboles madereros. “Esperamos que se delegue una fiscalía forestal en el VRAE para que se cumplan las disposiciones”, reclamó.

Dentro de sus funciones administrativas, precisó que el INRENA otorgó 16 permisos forestales en 702 hectáreas de bosque, con un volumen de 1,768 tablares de madera. El mayor número de permisos fue otorgado a las comunidades nativas de Pitirinkini, Katungo, San Kirosi y Shimpenshariato. A cambio de los permisos, detalló que los beneficiarios asumieron el compromiso de plantar diez árboles por cada árbol talado.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.