Asháninkas apelarán sentencia contra ocho colonos que se enfrentaron a otra comunidad cerca de Huanta

A tres años de prisión suspendida fueron sentenciados ocho colonos nativos “asháninkas” procedentes del valle del río Apurímac, de la comunidad nativa de Otari. Los sentenciados encabezados por el cacique Amador Barboza, de 78 años, se enfrentaron a un grupo de colonos por la invasión que sufrieron a sus terrenos. Como dato anecdótico, el jefe asháninka resaltó que tiene 48 hijos con ocho mujeres y que todos viven en una sola casa.

El fallo fue apelado por los nativos al cuestionar que gente foránea les haya iniciado un proceso penal por usurpar su propio territorio. Los asháninkas esperan que las autoridades respeten sus derechos colectivos como pueblos indígenas protegidos además por tratados internacionales como el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de la ONU sobre Pueblos Indígenas.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.