Serenata a Trujillo en Plaza Mayor casi acaba en tragedia cuando público casi derriba barandas

La diversión y sano entretenimiento en la Serenata a Trujillo, realizada en la plaza mayor de nuestra ciudad, pudo convertirse en una tragedia. Cuando una multitud de público, motivada por la euforia y fanatismo, estuvo a punto de derribar las barandas que impedían el pase a la zona preferencial. Las medidas de seguridad dadas por la policía eran escasas. Sólo un grupo de agentes de seguridad hacían esfuerzos para controlar el orden.

Hubo decenas de personas que resultaron desmayadas a falta de oxígeno. Los bomberos tuvieron que evacuarlas y darles los primeros auxilios en uno de los ambientes de la municipalidad. De haberse producido el pase violento muchos hubiesen resultado heridos, y las consecuencias hubiesen sido lamentables. Sin embargo, el alcalde de la ciudad presenciaba lo ocurrido desde lo alto del balcón municipal, como si nada pasara. La orquesta chiclayana, se vio en la necesidad de detener la música por algunos instantes a fin de advertir a la fanaticada para que se calme.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.