Lunes, 8 de junio del 2009

Presidente García compara represión amazónica con lucha contra enemigos extranjeros.

Familiares condenan muerte de policías en Bagua, algunos tenían sólo un año de servicio.

Lourdes Flores dijo en Tumbes que gobierno actuó tardíamente y no dialogó oportunamente con nativos.

Bancadas de oposición piden renuncia del gabinete Simon.


Titulares

Es una lástima que el presidente Alan García y el Partido Aprista se hayan reencontrado con dos de los peores fantasmas de su primer gobierno, la estatización de la propiedad privada y la muerte masiva como desenlace de una tensa situación. En una misma semana hubo un desafortunado intento de estatizar Panamericana Televisión y el estallido de la violencia en Bagua en el marco de la protesta amazónica que ya llegaba casi a los dos meses. La pérdida de vidas de policías, nativos y civiles en general deja un saldo muy penoso, y la sensación de un profundo desentendimiento entre peruanos que no comparten una misma visión del desarrollo. El colmo es que ni siquiera se ponen de acuerdo en la cantidad de víctimas, ocurriendo un forcejeo de cifras bastante dispares y espantosos rumores. Mientras tanto, el toque de queda trata de asentarse en Bagua.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.