Murió Amador Ballumbrosio, cultor de la música afroperuana en Chincha

Nuestra compañera Yovani Quintana tuvo la oportunidad de conocer a don Amador y comenta al respecto: “Tuve el honor de conocerlo aquella tarde en que una de sus hijas nos invitó a su casa, ubicada en el distrito El Carmen, en Chincha, para disfrutar junto a un grupo de extranjeros el ritmo y sabor de la cultura afroperuana”.

Según Maribel, la número doce de las herederas de don Amador Ballumbrosio, el músico se sentaba a escuchar y disfrutar de los show que solían realizar para los visitantes. El violinista, bailarín y cantonero sufría de diabetes y desde el 2001 sus capacidades físicas estuvieron limitadas tras sufrir un derrame cerebral. Amador Ballumbrosio, máximo exponente de la música negra en nuestro país, nos dejó a los 75 años, pero queda su herencia. Un legado impregnado en el zapateo y contoneo de las caderas de grandes y chicos. A pesar que, en vida el hombre del cajón y del zapateo solo recibía una pensión mínima por parte de la municipalidad, nunca perdió las ganas de seguir difundiendo su arte, tampoco perdió el espíritu festivo que siempre lo caracterizó. Y así debemos recordarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.