¿Se viene una nueva guerra en el Cenepa?: Segunda parte de la entrevista a Marco Huaco

El trágico episodio de Bagua es sólo el capítulo final de una historia que comenzó hace 30 años en la frontera de Perú y Ecuador, escenario de la corta guerra del Cenepa en 1996. Los nativos de esa región no logran resolver un problema tan esencial como el de la titulación de tierras desde hace 30 años, debido a empecinamiento del Estado por entregar concesiones mineras sin la necesaria consulta previa que la ley exige. Por si fuera poco se estarían entregando estas concesiones a empresas extranjeras violando un articulo expreso de la Constitución Política.

Asimismo, según Marco Huaco, asesor legal de la Organización para el Desarrollo de las Comunidades Fronterizas de El Cenepa, el principal representante de esa empresa canadiense en el Perú es Carlos Ballón Barraza, responsable del capítulo de minería del plan de gobierno aprista y amigo personal de Alan García.

Luego de lo ocurrido en Bagua, este es un nuevo estallido social en potencia que amenaza gravemente la gobernabilidad del país.

BIODIVERSIDAD COMO RECURSO

Juan José Beteta: Las industrias extractivas, extraen, valga la redundancia, recursos que se van a agotar, en cambio la biodiversidad es algo que se puede mantener… Explícanos esto.

Marco Huaco: Efectivamente, el oro amarillo versus el oro verde. La biodiversidad, los recursos forestales, la diversidad biológica son ahora considerados recursos también que son puestos en valor según la lógica de la economía de mercado. Y son los indígenas los guardianes de esas riquezas nacionales, que ellos conservan como riquezas propiamente indígenas. Entonces, yo creo que el modelo de desarrollo que estamos implementando a través de políticas del Ejecutivo es muy equivocado porque solo está priorizando a un sector de la economía. Por ahí se dice que el Perú es un país minero, sin embargo, no es así, es también Perú: país forestal. Es también país de biodiversidad, país de recursos hídricos y otros tantos recursos como los culturales y los étnicos que deberían ser considerados en una estrategia de desarrollo. Entonces, yo creo que estamos errando de manera estratégica la política de desarrollo simplemente por servir a intereses económicos de carácter transnacional, fundamentalmente.

BIODIVERSIDAD Y CONCESIONES

Juan José Beteta: ¿Por qué esta zona es desde el punto de vista de la biodiversidad, muy importante a nivel mundial?

Marco Huaco: Es el epicentro de la biodiversidad mundial como ha sido reconocido por diferentes instituciones conservacionistas y el propio Estado Peruano que ha incluido esta zona dentro de la estrategia nacional de protección de la biodiversidad, mediante un decreto supremo promulgado en el año 99. El propio Estado reconoce que es una zona de alta prioridad ecológica, pero a través del INRENA señala algo más, que son zonas que son cabeceras de cuencas, nacen muchos ríos de los cuáles dependen varias poblaciones aguarunas y huambizas que viven en las laderas de la cordillera del cóndor, en la zona aledaña donde precisamente se han entregado concesiones mineras. De tal manera que, si se desarrollara explotación minera, por más que haya vigilancia excelente que en el Perú no existe ninguna, de todas maneras se produciría un desastre porque además la zona es altamente húmeda. Y registra grandes precipitaciones de masa fluvial, de masa hídrica, producto de las lluvias intensas que rápidamente diseminarían los efectos de la contaminación. Por ejemplo, en un informe oficial INRENA señala que para la población aguaruna asentada en las partes bajas de la cordillera, es necesario e indispensable, a fin de mantener su calidad de vida y sus valores culturales, mantener en calidad de intangible las partes altas de la cordillera, por lo que vienen apoyando el establecimiento del parque nacional. Y dice más: “Los impactos que se pudieran generar producto de la actividad de exploración y de explotación minera, afectarían directamente a diferentes objetivos de conservación de la zona reservada”. El otro documento señala, ante la gran presión de diversos ministerios, INRENA dice; ya hay que realizar minería, advierto que va a haber una gran contaminación que va a afectar gravemente a los pueblos aguarunas y huambizas. A pesar de estas advertencias oficiales, documentadas, igual las concesiones mineras fueron entregadas, el parque nacional fue recortado, y se cierne una grave amenaza para la vida de estas comunidades indígenas.

EL PROBLEMA MINERO Y LOS INDÍGENAS

Juan José Beteta: Existe un problema con la compañía minera “Afrodita” por parte de los pueblos awajun y huambiza en la zona fronteriza del Cenepa. Puedes explicarnos ¿cuándo empezó este problema?

Marco Huaco: Este problema data de la segunda parte de la época de los noventa. Recordemos que en esos años se dio el conflicto de Perú y Ecuador. Los indígenas aguarunas y huambizas son el contingente principal en el enfrentamiento. Por ello, se acuerda establecer una zona ecológica en ambos lados de la frontera. El Ecuador lo hizo y Perú se demoró un poco, en tanto se establece la zona reservada y dentro de ella se inicia un proceso de categorización de un parque nacional. Como paralelo a esto, existían solicitudes de titulación aguarunas, pero estas solicitudes duermen el sueño de los justos durante 30 años. Incluso COFOPRI hay un momento en que le pide 120 mil a las comunidades indígenas para poder titular sus tierras.

Juan José Beteta: O sea, antes que apareciera el problema minero, ya había un problema de 30 años que el Estado no titulaba a estos pueblos…

Marco Huaco: Efectivamente, hay comunidades tituladas, pero solicitudes de demarcación, de ampliación no fueron atendidas porque ya se avizoraba priorizar la explotación minera en la Cordillera del Cóndor. En realidad el tema del oro es lo que ha motivado las guerras entre Perú y Ecuador durante el siglo XX. Quizás es un tema poco investigado, pero ya habían concesiones mineras mencionadas en los informes del Departamento de Estado Norteamericano que hablaban sobre este factor estratégico de la guerra entre estos dos países. Bueno, entonces no se titula y el proceso de categorización de esta área termina fracasando y dando la espalda a la opinión consultada a los indígenas que se habían pronunciado por un parque de 150 mil hectáreas a lo largo de la cordillera. Esta propuesta que había sido apoyada por el INRENA particularmente es recortada a la mitad, ex profesamente según el MREE para favorecer la explotación minera futura. Es decir, la cancillería señala que no tiene que hacer ningún reproche a los argumentos de INRENA y que los comparte plenamente pero que tiene que recortar el parque a la mitad para dárselo a la minería futura, porque de lo contrario Ecuador nos va a ganar en minería de socavón en la frontera. Paralelamente, la empresa Afrodita señala que el ejército es incapaz de defender la frontera y que la gran minería podía ser garante de la seguridad nacional, en abierta negación de la historia que nos dice que los indígenas fueron los que defendieron nuestra frontera. En negación de esto, se aprueba el recorte del parque, los recortes mineros y luego la empresa peruana “Afrodita” vende sus concesiones mineras y se vende ella misma a través de contratos de transferencia a una transnacional canadiense Dorato Resources, pero esto viola el artículo 71 de la Constitución Política que señala que los extranjeros no pueden tener minas en zonas de frontera, salvo que haya un decreto supremo que lo autorice. En este caso, no hay un decreto supremo autoritativo, solamente esta transacción que el Ministerio de Energía y Minas decía desconocer. El 13 de abril hemos presentado 3 denuncias ante el Ministerio, señalando que existe esta situación y que deberían revocar las concesiones mineras que ahora pertenecen a empresas canadienses que ahora dicen que han adquirido las minas en virtud de contratos a futuro, pero cuando uno los revisa se da cuenta que son contratos de cumplimiento actual. Entonces ya son dueñas de concesiones mineras en zona de frontera y sin decreto supremo que lo autorice. ¡Cómo se logró ese milagro? Porque uno de los directivos de Dorato Resources es amigo personal de Alan García Pérez, fue el que le redacto el capítulo de minería del plan de gobierno del aprismo.

Juan José Beteta: ¿Cuál es su nombre?

Marco Huaco: Carlos Ballón Barraza. El no solo fue apoderado legal de Dorato Perú, que es el testaferro de Dorato Resources, sino que también es dueño de acciones de Afrodita y al mismo tiempo es directivo de Dorato Resources que a su vez es parte de un grupo corporativo canadiense “Cardero”, del cual Ballón también es uno de los representantes legales que además tiene negocios mineros en el lado ecuatoriano de la frontera. Entonces, nos preguntamos bonito patriotismo la de estos empresarios que tienen intereses económicos en el otro lado de la frontera, lo cual es una debilidad estratégica para la defensa nacional. No solamente eso, “Afrodita” en su historia ha negociado con una empresa perteneciente al ejército ecuatoriano en el momento inmediatamente posterior a la guerra con Ecuador. Estamos hablando entonces, de empresarios que no tienen bandera patriótica, pero que venden imagen de patriotismo en desmedro del verdadero patriotismo que es el indígena y del ejército peruano para defender nuestras fronteras solamente para hacerse de unas concesiones mineras que luego van a vender debajo de la mesa a intereses transnacionales canadienses.

Juan José Beteta: Cuál es la posición de los indígenas frente a esto?

Marco Huaco: Ellos ya presentaron tres denuncias administrativas, por cierto no tenemos grandes esperanzas en ellas. Ya el Ministerio de Energía y Minas ha respondido que los contratos entre Dorato Resources a través de Dorato Perú y Afrodita, no tienen efectos para el Ministerio porque no fueron inscritos en Registros Públicos, con eso hace una interpretación abusiva, literal que viola el espíritu del artículo 71 de la Constitución, ya que deberían ser revocadas esas concesiones y ser revertidas al Estado. Estas concesiones han sido dadas sin respetar el derecho a la consulta que establece el convenio 169 y que la legislación minera no respeta. En razón de esto, van a presentar una acción de amparo por violación del derecho a la consulta que es un derecho constitucional. También se preparan para presentar una acción urgente ante Naciones Unidas y una medida cautelar ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por violación de sus derechos fundamentales.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.