Lunes, 13 de julio del 2009

Ante el avance de la gripe AH1N1, la gestión regional de salud es un factor importante por considerar. En Iquitos, sólo se cuenta con un laboratorio para detectar a infectados; en Puno urgen más reactivos y medicamentos para atender a los pacientes. En Arequipa, la alarma crece y el hospital Goyeneche implementó una sala exclusiva de atención.

Juramentó el nuevo gabinete ministerial liderado esta vez por un aprista, Javier Velásquez Quesquén. Por su parte, Yehude Simon sostuvo que dejó el cargo sin bombas de tiempo.

Y en Lima, se presenta una impactante muestra sobre el cuerpo humano.


El gobierno de Alan García entra a los dos últimos años de su mandato -la etapa representativa de la catástrofe de su primer periodo- con un gabinete ministerial de choque, que hará frente a la creciente protesta social que se presenta en diversas zonas del país. Asume el premierato un conspicuo operador del APRA, Javier Velásquez Quesquén, un político de bajo perfil que viene de una gestión gris en el Parlamento, que difícilmente tendrá iniciativas propias y que probablemente responderá a los designios del presidente. Además, regresa al Ejecutivo Rafael Rey, nada menos que al sector Defensa, y Octavio Salazar alcanza el portafolio del Interior.


Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.