En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas

El 9 de agosto se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, establecido por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en l994. Es una buena oportunidad para reflexionar acerca de los retos que trae al Perú, y a quienes formamos parte de este país celebrar, esta efemérides.

El establecimiento de esta fecha, y de la existencia de un cada vez más nutrida e importante normativa internacional destinada a reconocer y visibilizar los derechos de los pueblos indígenas, se explica por la iniciativa de sus organizaciones y el respaldo obtenido a sus causas por la opinión pública de los países del Norte, inicialmente por solidaridad y recientemente por su mayor conciencia del rol que juegan en la reproducción de la vida del planeta.

En el caso peruano la mayor presencia en la escena pública de los Pueblos Indígenas Amazónicos ha sido más reciente y, todo indica que, ha llegado para quedarse.

Una mirada que cambia

Si la memoria no me falla, en los medios de circulación nacional durante la década del 90 las noticias que predominaban acerca de los pueblos Indígenas eran aquellas que denunciaban la violación por parte de Sendero Luminoso de los derechos de los Ashaninkas en la Selva Central y las condiciones de extrema pobreza en las que sobrevivían. La imagen que imperaba era la de poblaciones pobres, subordinadas y desconectadas de la modernidad.

Si bien no deja de ser cierto que entre los Pueblos Indígenas las condiciones de extrema pobreza siguen siendo mayoritarias y alarmantes; la mirada de quienes no hemos formado parte de ese mundo, viene complejizándose en la medida que se hacen más conocidas su cultura -y la centralidad que tienen en ella la naturaleza y el ambiente-, sus organizaciones y sus puntos de vista acerca de qué entienden por desarrollo.

Parte de ese cambio en nuestra mirada es la incorporación de la noción de territorio, como espacio en el que se reúnen e interrelacionan la naturaleza, la geografía, la cultura, la economía y la política. Espacio que para ser gobernado requiere, además de una mirada integral, una gestión participativa y concertada del mismo carácter.

De ese modo, las preocupaciones levantadas por el movimiento indígena amazónico, comienzan a ser también las de sectores urbanos tanto costeños comos serranos, como de poblaciones rurales que no se reconocen como indígenas. Existe un “modo de ser” que comienza ha ser reconocido y respetado por otros peruanos y peruanas.

Los retos y los peligros hacia adelante

Hay que reconocer sin embargo, que esta mayor presencia de los Pueblos Indígenas en muchos casos se explica por que han respondido críticamente, y a veces violentamente, a las presiones que existen sobre sus territorios y los recursos allí existentes o a las consecuencias negativas que, en diversos casos, ha producido la extracción de recursos naturales a gran escala sobre la calidad de su vida. Entre las causas que esto sea así se halla por un lado, la sordera gubernamental a sus demandas y por otro, la poca difusión que las organizaciones indígenas han dado a una serie de experiencias que muestran otros avances y capacidades que vienen desarrollando, como por ejemplo su iniciativa, en alianza con sectores del Estado, para el desarrollo de la educación bilingüe y el impulso exitoso de proyectos productivos sostenibles.

Es preocupante constatar que todo indica que esta presión no cambiará en el corto plazo. Dos situaciones nos hacen pensar que la situación no dejará de ser altamente sensible y conflictiva en el futuro.

Por un lado la reciente intervención del Ministro de Justicia, Aurelio Pastor, en Ginebra ante el Comité contra la Discriminación Racial de la Organización de las Naciones Unidas, no hace sino nuevamente mostrar la incapacidad gubernamental para entender los sucedido en Bagua, refugiándose en la peligrosa explicación del conflicto por la intervención de agentes externos, vinculados al terrorismo, interesados en desestabilizar una democracia que es “plena, con participación de todos los sectores sociales”.

Por otro, el peligro del debilitamiento de AIDESEP, que ha cumplido un importante rol de articulación y representación nacional de las organizaciones indígenas, producto de la iniciativa de un sector de ex dirigentes que, con la venia gubernamental, pretende desconocer a la verdadera dirigencia. Es una situación que muestra que al interior de los Pueblos Indígenas existen diferencias e intereses en pugna, que es aprovechada y alentada por quienes desearían preservar las relaciones basadas en que una de las partes sólo responda “sí señor”.

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas encontrará al Perú en un momento incierto. Hay razones para apostar que es posible construir una democracia que integre a todos reconociendo la diversidad. Pero también hay razones para temer que la intolerancia y el interés exclusivamente corporativo prevalezcan.

De nosotros depende.

Mira estas noticias relacionadas:

2 comentarios en “En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas

  1. EL SENDERO DE LA DROGA EN EL PERU.

    Comentario de Articulo “La droga manda al fusil” en la Revista de La Republica
    DOMINGO, Lima, 9 de Agosto del 2009.

    En la que se tiene como propósito, presentar a huestes de Sendero como ejercito de la mafia de la droga, que cubre las rutas del VRAE para extraer la droga procesada hacia los puntos de exportación, hasta tres puntos cardinales distintos, para ello presenta un mapa del recorrido de los mochileros que portan 15 kilos de droga cada uno, el costo de protección por cada kilo que transita mas de 15 kilómetros de caminata forzada.

    Presenta modelo de clan familiar que estaría vinculado al proceso de elaboración de la droga en el VRAE, para lo cual necesitan acopiar la hoja de coca, ingresar los insumos químicos, los peones, químicos y los mochileros, y alquilan la protección armada para proteger el negocio de TID en toda esta fase. Dan nombres de familias según jerarquía y actividades, centros de operaciones, de transacción y de su conexión con los carteles de la droga.

    Es decir que se presenta un trabajo de inteligencia policial ,como ensayo periodístico, se estigmatiza personas, familias, que serian los extraditables del VRAE , a quienes se presenta como enemigos públicos, sin derechos, perseguidos, condenados ante la Opinión publica, que no tienen otra opción que la de fugarse o refundirse en los penales, perdiendo todo su patrimonio , dignidad ,trato justo .

    Según lo leído, capturadas estas personas, se acabaría con el problema de la droga que sale del VRAE, lo cual es FALSO, es una desventura, el tema no es de ayer nomas, sino de una praxis que lleva mas de 20 años de etiología, mutaciones, desarrollo en calidad, cantidad de hectáreas sembradas de coca, de toneladas de cocaína ,PBC procesada con ácidos (HCl, H2SO4, derivados) kerosene, acetona, carbonatos , cal (al estilo del chacchado) , mejorando en su calidad sin tóxicos, que se puede procesar en posas artesanales temporales por cuotas , en cualquier lugar, al menudeo , y que ahora esta siendo sustituida por cultivos de amapola, alucinógenas para extractar drogas mixtas , invasión de droga sintética que se procesa a partir de anti-gripales, y otros .

    No puede ignorarse que los narcos nativos, se han expandido con la protección de las base militares y policiales, que los equipan con buenas armas, vehículos, naves de agua y aire para el transporte de la droga, quienes recibían los cupos de los carteles que se encargan de comercializar coca de la buena en los centros de consumo de EEUU Europa para competir con las de Asia . De esta realidad conocemos los peruanos, por videíto manda, por la mala costumbre del Asesor Montesinos de guardar los paquetes de dólares y videos del SIN, que tienen las filmaciones de los corruptos comprados con los dólares de la droga y contrabando de armas, Así como por la sindicación de los socios narcos a pesar de las torturas y lavados cerebrales, por los escándalos que rodean la captura y procesamiento de testaferros como Zevallos para proteger intereses chilenos

    Así el negocio de la droga, salpica a todo el estado, a corruptos y corruptores , y que ahora se pretende desviar la atención, para vincularlo al grupo armado de Sendero, que sobrevive en el VRAE, como si por elección de inteligencia, los clanes de la droga han preferido someterse a insurgentes para enfrentar la vigilancia de puestos policiales, estrategia político-militar del gobierno de Alan García, para obtener la ayuda de millones de dólares del gobierno USA, presentando una coalición narco-terrorista que amenaza la seguridad del estado , que sirva de pretexto para manejar dicha ayuda, fondos públicos y armas sin control, a su libre albedrio quedan las garantías constitucionales y derechos humanos de los pobladores que viven en el VRAE, amenazados de ser clasificados como especie en extinción por mano militar

    En el iter-criminis de esta estrategia , contra los pobladores del VRAE, el gobierno camina enlazado al corrupto régimen de Álvaro URIBE en Colombia, auspiciado por los carteles de la droga ,que protege a los asesinos para-militares, que da facilidades a los yanquis para que instalen 7 bases militares en su territorio, para amenazar a los países de Latinoamérica, que cada día luchan por su autonomía economica.politica e integración para negociar con los países del mundo con dignidad, pues no podemos tragarnos la receta de que sea para defendernos de la invasión de OVNIS, o de los chinitos.

    El Sendero de la droga se amplia, crece, cambia, evoluciona en la medida que el régimen que nos gobierna se hace mas corrupto, entreguista y hostil, porque esta perdiendo legitimidad y la oposición crece como la sombra cuando el sol declina.

    El Solitario de Sayan – Huacho, 14 de Agosto del 2009. Provincia de Huaura, Departamento Lima – Perú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.