Jueves, 27 de agosto del 2009

Un enfrentamiento entre Sendero Luminoso y las fuerzas del orden —entre las regiones Huancavelica y Junín— dejó como saldo dos muertos. Al respecto, el analista Jaime Antezana sostuvo que se trató más bien de una emboscada para abrir paso a rutas del narcotráfico.

Delincuentes causaron el pánico en Hospital de EsSalud, en Chiclayo, al irrumpir en el nosocomio para robar un cajero.

En Pisco, alumnos fueron víctimas de ladrones debido a la inseguridad del local universitario.

El cebiche se alzó con el primer lugar del concurso de las siete maravillas gastronómicas del Perú.


Nuevamente se produjo un ataque narcoterrorista contra elementos del Ejército, esta vez en la zona fronteriza de Huancavelica y Junín. Dos jóvenes sargentos, Ronald Alegría Pacheco (21) y Saúl Pérez Aguirre (22), fallecieron en lo que Jaime Antezana consideró una emboscada y no un enfrentamiento, como se dio a conocer la noticia inicialmente. Por su parte, líderes de la oposición, entre nacionalistas, fujimoristas y miembros de Alianza Parlamentaria, coinciden en la crítica al gobierno central por la falta de estrategia militar, mientras el aprista César Zumaeta dijo “supongo que estos atentados van a continuar en la medida que el Estado avanza y arrincona a los sectores de narcotraficantes y terroristas, porque aquí hay narcoterrorismo en la zona del VRAE”.


Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.