El Informe de la Comisión de la Verdad no se hace efectivo en cuanto a reparaciones

A seis años de la entrega del Informe Final de la Comisión de la Verdad, lo único que ha primado han sido las críticas, sobre todo en cuanto a la responsabilidad de las muertes ocurridas durante el período de la violencia interna. Al respecto, para Salomón Lerner, ex presidente de la CVR, cabe precisar: “Obviamente los crímenes de Sendero fueron crímenes contra los derechos humanos, crímenes de lesa humanidad que incluso llegaron al genocidio en el caso de los Asháninkas. Desgraciadamente y lo decimos también en el informe, las Fuerzas Armadas y policiales a quienes rendimos homenaje y a quienes entendemos como que debían defender al país. En determinados momentos y circunstancias cometieron este tipo de violaciones y el que se diga que por eso el informe es antiperuano eso es una falsedad”.

Pero lo que si es cierto, es que la violencia terrorista en la década de los ochenta tuvo responsables que se pueden identificar. Sin embargo, cabe cuestionar cómo y porque se produjeron estas muertes. Y allí la indiferencia de la población jugó en contra de la vida de muchos peruanos. El sociólogo Nelson Manrique sostuvo: “Sólo comenzó el pánico cuando Sendero empezó a actuar en Lima, cuando los atentados ahí se trasladaron a Lima a Miraflores. Ahí se sentía que había una guerra, pero antes no. Y esa falta de solidaridad permitió que se matara a decenas de miles de peruanos sin que hubiera una reacción de la sociedad peruana”.

Y si la falta de solidaridad incrementó la violencia, la irresponsabilidad del Estado fue mayor y lo sigue siendo. Ello se puede comprobar en el poco compromiso de llevar a cabo las reparaciones tanto colectivas como individuales. “Esta voluntad de no hacer justicia, de no hacer reparación, este regateo de las responsabilidades del Estado en las violaciones de Derechos Humanos que se cometieron es una continuad de esa misma imagen de negar lo indígena, lo andino de no reconocerla como plenamente peruanos”, enfatizó Manrique.

No obstante, para Lerner, el Estado ha cumplido con algunas de las recomendaciones de la CVR y, por tanto, confía en que tanto víctimas y deudos tengan acceso a derechos básicos que antes les fueron negados. “El hecho de que se haya avanzado poquito en el terreno judicial, algo en lo que toca a reparaciones colectivas…. es un poco para animarnos en la esperanza y pensar que mas adelante se acometerá la reforma del estado, la reforma de las instituciones del Estado: de justicia, de Salud, Educación, extensión de la ciudadanía a todos los peruanos, una política inclusiva”, indicó.

Y si de inclusión se trata, a pesar de las críticas, la creación del Museo de la Memoria ha de servir a la reconciliación nacional en base a la historia que el país vivió y no debe repetirse, aspecto en que tanto Lerner y Manrique coinciden.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.