Lunes, 21 de setiembre del 2009

En la localidad cusqueña de Pichari, los crímenes de Sendero Luminoso siguen presentes. Después de 18 años, deudos de matanza enterraron a sus familiares.

En Juliaca, a pedradas impiden sesión municipal que discutía vacancia del alcalde.

En Chiclayo, obreros se enfrentan a la Policía durante gresca por cupos de trabajo.

En Pucallpa, un colegio recientemente inaugurado presenta graves deficiencias en su construcción.

Y en Andahuaylas, la sagrada imagen de la Virgen de Cocharcas fue condecorada por el Congreso de la República.


Afectados por la violencia terrorista lograron, después de 18 años, enterrar a sus familiares asesinados por Sendero Luminoso. Fue la madrugada del 1 de marzo de 1991, cuando varias columnas senderistas ingresaron a la comunidad de Mantaro, en el distrito cusqueño de Pichari, en el valle de los ríos Apurímac y Ene, VRAE. Los subversivos reunieron a los pobladores y acusaron a todos de ser “soplones”. Acto seguido los torturaron y asesinaron a 19 de ellos, mientras que otras 17 quedaron heridas. Las primeras víctimas fueron los dirigentes, a quienes los terroristas mataron sin piedad, utilizando machetes, palas y picos, según relatan los propios familiares. Ese mismo día reclutaron a 42 jóvenes, de los cuales 12 lograron escapar para regresar a su lugar de origen.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.