Prosigue debate sobre derrumbe de colegio en Trujillo

Los adobes permanecen en el suelo, mientras que las autoridades comienzan a preguntarse quién debió evitar el derrumbe. Y es que la casona donde funciona el colegio Hermanos Blanco es un inmueble privado pero de importancia histórica. Es así que tres son las instituciones llamadas a su cuidado: el INC, la MPT y la Beneficencia Pública. Entonces cuál de ellos no está cumpliendo su labor? La MPT por su parte, asegura la tragedia pudo evitarse si es que acaso la beneficencia hubiese actuado a tiempo.

Por su parte, la directora de la Beneficencia Pública de Trujillo, Miriam Pilco, afirma que sólo tres meses en el puesto, no obstante ya había señalado la fragilidad del local y que es la municipalidad provincial la que debe vigilar la seguridad de las casonas. Por su lado, el alcalde se refirió al dinero que la institución percibe, ya que es una institución privada el dinero debió invertirse de algún modo.

Por su lado, Pilco Deza asegura que en marzo recién se tendrá un proyecto definido para la construcción del nuevo plantel en el terreno de Huerta Grande, documento que será presentado al presidente del congreso. Finalmente, personal de Defensa Civil está analizando el estado real del colegio y la magnitud del año. Será este informe final el que determinará si el próximo año escolar las mil alumnas permanecerán todavía en el local ubicado en la esquina de las calles Ayacucho y Orbegoso.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.