Artesano Juan Ramos, de Piura, asombra con sus creaciones

Algo muy característico de Catacaos es la habilidad innata de sus artesanos que hacen maravillas de oro y plata, así como también de paja, madera, cuero, barro y prendas codiciadas por los cientos de turistas nacionales y extranjeros que llegan a estas soleadas tierras. El antiguo artista peruano debió adaptarse a las limitaciones de la época en que vivía. Toda esa creatividad que su espíritu le invitaba a plasmar, lo hacía buscar medios para realizarla. Una prueba de ello es la técnica del “Mate burilado” que sale de la calabaza, planta que al crecer en un clima seco desarrolla una cáscara dura y consistente, similar a la de la madera.
En una calabaza de caprichosas formas y tamaños, Juan Ramos Cárcamo talla escenas de su vida cotidiana; arte que realiza para mantener a su familia. Este tipo de fruta seca, no sólo ha servido para archivar la historia de pueblos antiguos; también ha servido para diseñar objetos utilitarios como azucareros, botellas, platos y tazones. Según la historia, al Inca se le ofrecían sus alimentos en “lapa” y la chicha su bebida preferida en “poronga” o en un “poto”. En la Calle Comercio de este distrito piurano existen gran cantidad de puestos donde son infaltables los denominados “POTOS” ó “COJUDITOS”. Durante el recorrido, sorpresivamente apareció el ex parlamentario, y ex alcalde de Catacaos, Humberto Charro Requena, quien invitó a los turistas a conocer los atractivos de Catacaos.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.