Oleaje y vientos fuertes se registraron en Pisco y Paracas

Ni la publicidad pudo contra la fuerza de estos vientos, como se puede apreciar en la carretera que une Pisco con Paracas. Con unos 30 nudos de velocidad, la ventisca bloqueó parcialmente las pistas de Pisco cercado y del distrito turístico de Paracas.
Sin carteles de señalización y semáforos derribados, algunos turistas tuvieron que dar media vuelta porque no podían ingresar a la reserva natural de Paracas. Además, los comercios cerraron y los vecinos se refugiaron en sus casas a esperar que la furia del clima amaine.
Mientras que en las playas de Pisco y San Andrés ocurría otro drama. Cuatro bolicheras zozobraron a unos 200 metros de la orilla, debido al fuerte oleaje. Dos naves fueron rescatadas gracias al apoyo de un cargador frontal en el muelle de San Andrés, tras varias horas de trabajo; mientras las otras dos estuvieron flotando cerca de la playa Boca del Río.
Se salvaron 25 pescadores, rescatados por sus amigos y recibidos por sus familiares; dos de ellos resultaron con heridas leves y signos de hipotermia, siendo conducidos al hospital San Juan. Los pescadores culparon del hecho al capitán de puerto de pisco, Sandro Trigoso, quien no colocó bandera roja en señal de peligro, brindándoles el zarpe para que salieran a alta mar con grave riesgo para su vida.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.