Reto Presidencial: Resolver Conflictos Sociales

El crecimiento económico del Perú se promociona desde diversos sectores del Estado. Sin embargo, los conflictos sociales surgen como un problema que puede crecer si es que no se toman las acciones respectivas por parte de diversos actores de la sociedad.

Rolando Luque, adjunto para la Prevención de los Conflictos de la Defensoría del Pueblo, sostiene que vivimos una “especie de crisis de crecimiento”, ya que hay un limitado beneficio de ello en las zonas vinculadas a actividades extractivas.

La conflictividad – explica Luque -no debe definirse como chantaje o disturbios es un fenómeno complejo. Indica que más del 50% de los conflictos sociales son de orden medio ambiental.

El 10 de abril del 2011 se dará el primer paso para elegir al nuevo presidente del Perú. En tal sentido, Luque considera que urge una política nacional en materia de prevención de los conflictos sociales.

Asimismo, el adjunto para la Prevención de Conflictos precisa que falta la propia fiscalización de los Gobiernos Regionales en los conflictos sociales, ya que muchos sectores dependen de dichos organismos.

Urge – según Luque – recoger buena información en todo el Perú en torno a los conflictos, a fin de prevenirlos; además de organizar buenos procesos de diálogo. Indica que las famosas “mesas” que se crean están tan desvalorizadas debido a la actuación de los participantes.

El Adjunto para la Prevención de Conflictos Sociales señala que lo urgente que debe hacer el próximo presidente es identificar los conflictos que se orientan hacia la violencia; y convocar a las partes en espacios organizados hasta resolverlos. En esa lista están el conflicto por el proyecto Tía María, el proyecto Majes Siguas II, el mercado mayorista de Piura, entre otros.

En cuanto a la situación del VRAE y el terrorismo, Rolando Luque señala que el narcotráfico es un socio estratégico del terrorismo; por lo que la estrategia debe basarse en que la derrota debe comprender el aspecto militar, ideológico y político sobre el accionar de Sendero Luminoso.

Sobre los conflictos medioambientales, Luque incide en que es necesario tener una autoridad autónoma que fiscalice los proyectos de inversión. Agrega que el Ministerio de Energía y Minas debe ser vigilante y más bien el Ministerio del Ambiente debería de cumplir una labor fiscalizadora a nivel nacional.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.