Pakitzapango y la necesidad energética del Perú

El Perú esta creciendo cada vez más, en los últimos 10 años nuestro PBI a aumentado de 127 mil millones de dólares a 274 mil millones. El Perú es el mejor país en Sudamérica según el ranking Doing Business 2011, las inversiones están prosperando atraídas por la estabilidad política y económica, hay nuevos proyectos mineros, industriales de electrificación y comercio.

En este último año nuestro país avanzó en el ranking mundial para la inversión desde el puesto 56 al 36 en un estudio presentado por el banco mundial. El Perú se esta convirtiendo económica social y culturalmente en uno de los países latinoamericanos mas promisorios, nos hemos convertido en un país competitivo a nivel internacional. Estamos descentralizándonos, valorando cada vez más nuestra diversidad y abriendo puertas a la integración., inversión y prosperidad.

Para generar todo este progreso el Perú necesita de energía, según los estudios de COES (Comité de Operación Económica del Sistema interconectado nacional), en el 2011 el Perú tendrá una demanda máxima de electricidad de 4586 MW, y se estima que para el 2017 será de 9000 MW, nuestro país va a seguir progresando, es momento de preguntarnos ¿Cómo se piensa cubrir la demanda futura de energía?

Para continuar creciendo como País, es necesario ser competitivos y estratégicos en nuestras decisiones energéticas, hoy una de las recientes decisiones del estado ha sido impulsar la hidroenergía en nuestro país, lo que implica construir nuevas centrales hidroeléctricas con grandes represas en distintas regiones, por ello es necesario evaluar los posibles impactos de estos proyectos para poder prevenirlos, mitigarlos o incluso replantear su ejecución.

En julio de 2010 se firmó un acuerdo energético entre Perú y brasil del que han surgido 5 proyectos energéticos en la amazonía peruana con un potencial estimado de 6700 MW que servirían para satisfacer la demanda interna y la demanda energética de brasil, sin embargo el Perú tiene otras alternativas de generación que deben ser evaluadas para satisfacer su demanda interna, tales como la construcción de hidroeléctricas en los andes, energía eólica en la costa, energía solar, geotérmica, entre otras sin tocar los ríos de la amazonía.

El Perú tiene un potencial hidroeléctrico eólico que podría satisfacer la demanda nacional a un ritmo de crecimiento de 6% anual por los próximos 35 años. Al momento de negociar este acuerdo el Perú no contaba con los estudios técnicos necesarios ni con una política ni estrategia nacional consensuada por todos los sectores interesados, bajo este contexto ¿cuan conveniente y estratégico para el Perú es esta negociación?.

El río amazonas nace en el Perú y tiene 6600 Km. de largo su cuenca es el mayor sistema fluvial del planeta por el cual fluye el 16% del total del agua descargada por los ríos a los océanos del mundo.

La selva amazónica es fundamental en el ciclo del agua y la purificación del aire y concentra entre 9 mil y 14mil toneladas de carbono convirtiéndose en uno de los principales reguladores de clima en el mundo, una de cada diez especies del mundo viven en ese territorio, mas de 350 grupos étnicos habitan la cuenca amazónica incluyendo diversos grupos en aislamiento voluntario. En resumen la cuenca amazónica es el sistema vascular que alimenta al mayor bosque tropical del mundo, si se cortan los flujos se corta la vida en la amazonía.

¿Qué impacto generaría a la construcción de estos proyectos hidroeléctricos en la amazonía?

La construcción de las cinco represas propuestas supone la deforestación de un millón y medio de hectáreas, cifra equivalente a la suma de 10 años de la tasa anual de deforestación en el Perú y a 2 millones 340 mil canchas de fútbol.

Testimonios:

David Babosa (Secretario de economía ARPI): “Nosotros vivimos del río de ahí es como nuestro mercado es como nuestra piscigranja que es lo que va a suceder si va a haber la represa no va haber la comida para nosotros y para sobrevivir para nuestros hijos, tanto del Apurímac del ene y del tambo, nos da la vida nos da para alimentar, nos da también para obtener un poco de economía, nuestro centro de salud, ahí esta todo las medicinas tradicionalmente que nosotros nos curamos”.

Marcos Perez Meza (Teniente gobernador Comunidad nativa U. Puerto Ashaninka): “La verdad es que si construyen la represa no vamos a tener a donde ir, no habrá yuka, no habrá masato ni pescado ni carne”.

Magdalena Gonzales (Miembro del vaso de leche Comunidad nativa U. Puerto Ashaninka): “¿A dónde vamos a escapar?, tendremos que ir a las partes altas, tendremos que volver a sufrir para volver a hacer nuestras casas y buscar que darle de comer a mi hijo porque ya no habrá pescado ni lo que tenemos sembrado.

Cesar Ramos (vicepresidente de CARE Central Ashaninka del río Ene): “Para nosotros esto es una amenaza y una matanza directo, tenemos el derecho como cualquiera de tipos de colores de persona, hemos seguido insistiendo al Ministerio de energía y minas pidiendo los expedientes técnicos de cómo se estaba elaborando este tema de Pakitzapango ¿porque? Porque es el derecho no solamente esta haciendo una persona sino esta haciendo en forma comunitaria donde se rechaza la represa”.

Kelly Chavez Kasanto (Presidente del vaso de leche Comunidad nativa U. Puerto Ashaninka): “De repente los de la parte baja no sufrieron como nosotros tanto por el terrorismo. Nosotros si sabemos lo que es sufrir porque casi nos exterminan, entonces hemos tenido que escapar cuando llegaban los terroristas, han desaparecido las comunidades y aprovechaban que estábamos tomando masato y nos llevaban a todos”.

Ruth Buendía (presidente de CARE Central Ashaninka del río Ene): “va a haber la inundación y el desplazamiento de nuestras comunidades nativas y va a haber impacto social y ambiental, el terreno donde están las comunidades titulado y a la incoherencia del Ministerio de Energía y Minas, legalmente no es viable esta concesión. Bueno la Comisión Interamericana de Derechos Humanos le recomendó al estado peruano que se garantice los territorios de las comunidades nativas”.

Angel Rodriguez (Organización defensa territorial CART): “Tenemos 48 comunidades activas en los registros públicos para nosotros es una preocupación y tengo una información casi fresca ¿no? de que la represa se va hacer en río Tambo ( Junín), sin tener consulta de nada del estado, sin tener ninguna información nosotros hemos tenido que pedir una información con un documento oficial, pero nos preocupa mucho, la verdad es que no lo entendemos y no lo sabemos definitivo. A pesar de todo que el convenio 169 de la OIT de los pueblos indígenas sabiendo de que tiene que consultar al pueblo indígena para llegar en un acuerdo digamos pero eso no lo hizo también en Bagua, y es la razón de que el pueblo indígena de Bagua a levantado contra los militares, si ellos quieren hacer estos trabajos nosotros como pueblos indígenas estamos aptos para poder sentarnos en una esa de dialogo para conversar”.

La inundación de tierra fértil, la deforestación de más de un millón de hectáreas, la desaparición de la fauna silvestre, la destrucción de los ciclos vitales de los ríos así como sus patrones de navegabilidad son solo algunos ejemplos de los grandes impactos que traerán estos proyectos. Esta pérdida de la amazonía supondría grandes problemas de contaminación producto de la emisión de gases como el metano. Además solo en el caso de Inambari y Pakitzapango se tendría que considerar el desplazamiento de mas de 14 mil personas, muchos de ellos miembros de comunidades Ashaninkas anteriormente desplazadas de manera forzada por el terrorismo.

Si ponemos todo esto en consideración resulta obvia la necesidad de evaluar si la amazonía es la mejor opción para proyectos hidroeléctricos como los que plantea el acuerdo energético Perú-Brasil, considerando que hoy no se cuenta con las condiciones para llevarlos a cabo de manera sostenible.

Nuestro país tiene abundantes recursos naturales y un gran potencial energético, esto nos coloca en una situación privilegiada a nivel internacional para negociar y administrar sabiamente nuestros recursos, por ello necesitamos contar con una política y estrategia energética a largo plazo sobre la base de información técnica detallada y actualizada, una estrategia energética que incluya herramientas para medir los impactos socio- ambientales de los futuros proyectos y en el caso de centrales hidroeléctricas que cuente además con estándares internacionales como los principios de la convención mundial de represas y los recientes protocolos de la International Hidropower Asociation. En el caso específico del acuerdo Perú- Brasil se requiere además formar una comisión multisectorial que involucre a los Ministerios de Energía y Minas, Ambiente, Mujer y Desarrollo Social, así como el Indepa, la Autoridad Nacional del Agua, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la participación de los Gobiernos Regionales y locales a fin de evaluar el acuerdo.

Nuestro País esta progresando rápidamente depende de nosotros elegir y buscar las mejores oportunidades hacia un desarrollo estratégico sostenible, competitivo, coherente y con calidad de vida. Tenemos la gran oportunidad de consolidar un nuevo liderazgo del Perú al mundo y para ello es necesario contar con una estrategia amazónica y energética a largo plazo que garantice no solo nuestra competitividad sino también una mayor calidad de vida para todos los peruanos.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.