La Ruta de la Cantuta recorre centros poblados de Áncash

La aventura comienza a más de 4 mil metros sobre el nivel mar. En el primer Llamanaani, todos caminan acompañados de un grupo de llamas. Estos animales marcarán la ruta que seguiremos por las tierras de la flor de la Cantuta.

La Ruta de la Cantuta conecta a cuatro comunidades que, desde ahora, abren sus puertas a las ventajas que ofrece el turismo vivencial comunitario. En esta visita conoceremos un poco de los muchos atractivos que esconden estos pueblos.

“Es un espectáculo maravilloso con un montón de colores, que hacen agradable un recorrido por estos parajes hermosos, en la Cordillera de Huayhuash, en la provincia de Bolognesi, en el departamento de Ancash. Estamos motivando a las comunidades, y a los pueblos altoandinos que están dentro de esta zona, a que puedan ver en el turismo rural una alternativa de real desarrollo para sus pueblos y comunidades olvidadas“, señala Roberto Aldave, promotor de la Ruta de la Cantuta.

Un caldo de cordero es vital para que la expedición recupere las fuerzas agotadas en las horas de viaje. Después, la cueva de Sacshamachay, que alguna vez sirvió como refugio a los antiguos peruanos y que guarda grabados en sus paredes, nos espera para ofrecer el pago a la pachamama y a los apus de la cordillera del Huayhuash.

Con la música del grupo Pachacamac termina la ceremonia inca y empieza el llamanaani por la Ruta de la Cantuta.

En Sacshamachay, las familias nos ofrecen una ración de cancha, charqui y queso para resistir el camino, pues saben que nos costará adaptarnos a las condiciones que impone la altura.

La siguiente parada es Ticllos. Aquí La comunidad se encarga de recibir a los visitantes con un baile típico de esta zona, la danza de los negritos. La fiesta se celebra en la plaza, en este lugar que luce con orgullo una de las iglesias de piedra más hermosas que se hayan visto.

“Lo que resalta Ticllos, en estos momentos, es el trabajo en madera, el arte en madera. Gracias a la presencia del padre Andrés Torresán. Dicho sea de paso, nuestra iglesia es la mejor iglesia de la provincia, puedo decir, la mejor fábrica de madera, que van a ratificar ustedes cuando ingresen. Entonces esto ya es producto de exportación. Entonces esto es lo que nos identifica, y lo que nos falta es un poquito más empujar la parte del turismo, para que esto resuene a nivel mundial, no solamente nacional, sino mundial”, refiere Dimas Rojas Ayala, alcalde de Ticllos.

Ticllos produce artesanía en madera que se exporta, en mayor número, a Italia. Aquí la formación académica también incluye la enseñanza del valioso oficio de darle forma a la madera. Pero no todos los niños de Ticllos pueden acceder a esta educación.

“Los que ingresan a la escuela son, especialmente, los niños que tienen necesidad. Necesidad económica. Huérfanos de padre o de madre, e ingresan a esta casa cuando hayan terminado su nivel primario. Y después hacen su estudio secundario dentro de esta escuela Don Bosco. Son libres artesanos después de haber terminado sus cinco años de estudios. Pueden proceder a hacer su independencia o pueden quedarse con nosotros. Y los que se quedan con nosotros buscamos reforzarlos de la mejor manera. Y tienen el trabajo permanente”, explica Juan Aquiño García, maestro Artesano de Don Bosco

La crisis en Europa no ha menguado sus exportaciones, confiados en la calidad de sus productos, los artesanos de Don Bosco, también quieren llegar a consolidarse en el mercado nacional.

El día todavía nos da un tiempo para apreciar, en su hábitat, la flor nacional del Perú que da nombre a este tour. Pero esta vez el camino se hace más difícil, espinas y una vía empinada hacen que el aire falte, pero, por fin, se dejan ver las primeras Cantutas que adornan al pueblo de Ticllos.

En la cima de este monte los pobladores ofrecen cantos a la tierra que los vio nacer, que les dio lo necesario para vivir. Ellos esperan que el turismo sea la fuerza que los lleve a progresar.

Mira estas noticias relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.