Archivo de la etiqueta: Asháninkas

Pucallpa: 9 meses de prisión preventiva para presunto asesino de indígenas de Saweto

En Pucallpa, ordenan 9 meses de prisión preventiva contra el presunto autor intelectual del asesinato de los cuatro indígenas asháninkas, entre ellos el líder de la comunidad de Saweto, Edwin Chota.

¿Qué exigen los pueblos indígenas y qué les da el Estado?

En nuestra secuencia AGENDA AMBIENTAL, Pilar Camero (de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales – DAR) entrevistó a los dirigentes Josué Faquín Fernández (Ex presidente de la Organización Regional de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana Ucayali – ORAU) y a Max Silva Sánchez (coordinador de la Veeduría Forestal de AIDESEP en Ucayali) sobre los trabajos que vienen realizando las organizaciones estatales en relación a las demandas de los pueblos indígenas.
El Ex Presidente de ORAU destacó que parte de las iniciativas que vienen realizando es el trabajo coordinado con AIDESEP. Comentó que ellos trabajan en los programas de territorio y biodiversidad, así como en el plan de protección de los pueblos en aislamiento voluntario. Comentó, además, que han asumido el compromiso de defender a los pueblos indígenas que hayan decidido su aislamiento voluntario
Por otro lado, destacó que, en convenio con el Estado, han logrado que las tres reservas territoriales más grandes de Ucayali (Murumunahua, Mashcopiro, Iskonawa) cuenten con la protección de seis puestos de control y vigilancia para que no sean vulneradas.
Por su parte Max Silva consideró positiva la participación de las organizaciones indígenas en el Reglamento de Ley Forestal. Asimismo, indicó que uno de los roles determinantes es la vigilancia de los territorios de las comunidades nativas, y el control y vigilancia de las áreas reservadas.

En esta parte de la entrevista de nuestra secuencia AGENDA AMBIENTAL, Pilar Camero (de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales – DAR) continúa conversando con los dirigentes Josué Faquín Fernández (Ex presidente de la Organización Regional de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana Ucayali – ORAU) y con Max Silva Sánchez (coordinador de la Veeduría Forestal de AIDESEP en Ucayali).
En el tema de territorios, Faquín Fernández mencionó que existe un convenio entre AIDESEP y el Ministerio de Agricultura, el cual se está trabajando para lograr la titulación de nueve comunidades nativas fronterizas de Ucayali.
De otro lado, expresó que el asesinato de los líderes ashánincas de Saweto, quienes pedían la titulación de sus tierras, ha sido muy penoso para los pueblos indígenas. Tras esta tragedia y la respuesta del Estado, el Ex presidente de ORAU confía que Saweto será titulado.
Desde la Veeduría Forestal, Max Silva opinó que en el Reglamento de Ley Forestal se reconoce los derechos de posesión de las comunidades nativas. Este es un proceso de formalización de territorios, AIDESEP Ucayali ha registrado ya un total de 24 comunidades posesionarias que tienen problemas de superposición.

AGENDA AMBIENTAL: Comunidades indígenas necesitan al Estado para luchar contra tala ilegal

En nuestra secuencia AGENDA AMBIENTAL, Pilar Camero (de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales – DAR) entrevistó a Daniel Sánchez Velásquez, jefe del Programa de Pueblos Indígenas de la Defensoría del Pueblo, sobre la problemática de la tala ilegal en las comunidades indígenas, la cual provocó recientemente el asesinato del líder asháninka Edwin Chota y otros líderes en la comunidad de Saweto a inicios del mes de setiembre.
La muerte de este líder indígena, afirmó Sánchez, demuestra la inseguridad en las zonas de frontera de la selva peruana, donde hay presencia de mafias que amedrentan a las comunidades ante la ausencia del Estado.
“Tenemos que atenderlos, ellos son los ciudadanos más vulnerables dentro del ejercicio de ciudadanía nacional y a quienes mayor atención debemos brindarle para que no se sientan solos… para ir a un centro de salud en la zona de Alto Tamaya deben caminar 4 días, no hay puesto de defensa nacional fronterizo”, señaló el representante de la Defensoría del Pueblo.
El Programa de Pueblos Indígenas fue uno de los primeros en crearse en la Defensoría del Pueblo, que cumple un rol articulador y mediador entre el Estado y los pueblos indígenas, uno de los temas en los que el Programa promueve el diálogo es el de la Consulta Previa, en el que se tiene monitoreado 16 procesos en marcha.

En esta segunda parte de la entrevista, Daniel Sánchez Velásquez, jefe del Programa de Pueblos Indígenas de la Defensoría del Pueblo explicó la agenda pendiente que se tiene respecto a las acciones en la tala ilegal y la titulación de comunidades.
Desde la Defensoría se ha recordado a la Presidencia del Consejo de Ministros que existe un informe con varios años de elaborado donde se indica un diagnóstico para fortalecer la institución forestal y defender la fauna silvestre, así como lo referente a la tala ilegal. Esta estrategia se creó en el año 2004 y todavía no ha sido implementada y debe ser actualizada.
De otro lado, en cuanto a la titulación, hay un conjunto de problemas: falta modificar las normas que en la actualidad son muy complejas, existen normas vigentes del año 1978, por lo que urge todo un marco que necesita actualizarse para simplificar los procedimientos. “Otro ámbito es la rectoría, quién da los lineamientos para problemas que puedan surgir en controversias de derechos múltiples sobre un espacio”, indicó el Jefe del Programa de Pueblos Indígenas.

Asesinato de líderes asháninkas comprueba ausencia del Estado

En nuestra secuencia AGENDA AMBIENTAL, Pilar Camero, de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR), conversó con Mar Pérez, responsable del Área de Derechos Económicos y Sociales de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), sobre los asesinatos de Edwin Chota, Jorge Ríos Pérez, Leoncio Quintísima Meléndez y Francisco Pinedo Ramírez, líderes asháninkas de la comunidad de Alto Tamaya-Saweto (Ucayali), a manos de taladores ilegales de madera.
Pérez indicó que el 5 de setiembre los comuneros encontraron los restos de los cuatro líderes asháninkas y retornaron a la comunidad, donde se ha generado el pánico. Por su parte, las cuatro viudas viajaron junto con sus hijos en bote durante tres días hasta llegar a Pucallpa para pedir el apoyo de las autoridades
En cuanto a las razones del asesinato, la representante de la CNDDHH indicó que “Edwin Chota y toda la comunidad de Saweto estaban en una lucha frontal contra la tala ilegal. Habían puesto diferentes denuncias en Pucallpa, habían mencionado públicamente que estaban siendo amenazados pero nunca obtuvieron ninguna respuesta de las autoridades. Es más, la fiscalía -que tenía que viajar a la zona- dejó constancia por escrito que no contaba con recursos, ni presupuesto, ni logística para realizar los operativos. Hay un desinterés por parte del gobierno para proteger a estos ciudadanos”, denunció.

En esta segunda parte de la secuencia AGENDA AMBIENTAL, Mar Pérez, responsable del Área de Derechos Económicos y Sociales de la CNDDHH, informó las demandas que las viudas de los cuatro líderes asháninkas asesinados reclaman.
“Por un lado, está el tema de la reparación. Ellas no pueden esperar 2 o 5 años a que se desarrolle un proceso penal, que probablemente por las dificultades del caso no necesariamente va a llegar a la condena de nadie. Ellas necesitan una reparación ahora por parte del Estado, que es corresponsable de estas muertes, porque tienen hijos pequeños a los que atender. En la sociedad asháninka, si el esposo muere -que es el que caza y el que pesca-, esos niños, esas mujeres, ya no tiene forma de acceder a la carne ni al pescado. La demanda es que el Estado asuma una reparación inmediata para los deudos”, señaló.
La segunda demanda es la garantía de la seguridad en la zona. Se requiere una presencia policial permanente, las viudas han comunicado que no van a regresar a su comunidad hasta no estar seguras. Mar Pérez indicó que la comunidad de Saweto debería ser tratada como una población en desplazamiento forzoso.

Entrevista a Ruth Buendía, líder asháninka: Estado no dialoga con pueblos indígenas

En nuestra secuencia AGENDA AMBIENTAL, Pilar Camero, coordinadora de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR) conversó con la líder asháninka del Perú y presidenta de CARE (Central Asháninka del rio Ene), Ruth Buendía Mestoquiari, sobre la actuación del Estado hacia los pueblos indígenas en las últimas décadas y la relación con el actual gobierno de Ollanta Humala.
La Premio Ambiental Goldman 2014 también expresó su preocupación frente al proyecto del Gobierno Central de construir la Central Hidroeléctrica de Paquitzapango.
“Nadie niega que el desarrollo venga a nuestro país, a nuestras comunidades, pero estos grandes proyectos que pueden desplazar, que pueden inundar kilómetros de terreno eso no quiere decir desarrollo, es pobreza”, afirmó la presidenta de CARE.

En esta segunda parte de la entrevista, la líder indígena asháninka y presidenta de CARE, Ruth Buendía Mestoquiari, afirmó que el Estado no dialoga con pueblos indígenas: “nos mece, no hay acciones”.
Además, hizo hincapié en que la posible construcción de la Central Hidroeléctrica de Paquitzapango podría desplazar a las poblaciones que viven en la cuenca del río Ene (provincia de Satipo, región Junín). Son aproximadamente 7 mil kilómetros de hectáreas de sembríos, donde viven los pueblos indígenas, que se verían afectados, situación que atentaría contra su seguridad alimentaria.
“Le hemos dicho al Estado peruano que la Central Hidroeléctrica de Paquitzapango no podría ir y no va ir. Y no vamos a ceder, porque ahí es nuestro territorio. Estamos pidiendo al Estado que intervenga haciendo asistencias sociales, no programa Juntos. Queremos asistencia técnica, productiva, para tener calidad de vida. Enséñame a pescar, no me enseñes a comer el pescado”, puntualizó la líder asháninka.

Celebran 21 aniversario del distrito de Kimbiri, en el VRAE

El distrito cusqueño de Kimbiri, en el valle de los ríos Apurímac y Ene VRAE, celebra su 21 aniversario de creación política. La población participó en un vistoso desfile donde se rememorará la convivencia armónica entre las comunidades nativas asháninkas y machiguengas, que llegaron con los colonos desde la expansión de la cultura incaica.

Explican consecuencias ambientales de proyecto de represa en Inambari (Entrevista a José Serra)

Más de un millón de hectáreas de selva amazónica desaparecerían para construirse la Central Hidroeléctrica de Inambari y al menos 33 comunidades Ashaninkas sería movidas de su habita. Así lo sostuvo José Serra directivo de PRONATURALEZA en entrevista con nuestro director Juan José Beteta.
Entre las ventajas para el Perú, Serra señaló que se crearían cuatro mil puestos de trabajo durante un año, así como que se produciría energía barata (lo que, sin embargo, no es tan exacto). Entre las desventajas tendríamos a ocho mil personas expulsadas de sus comunidades y que la mayor parte de energía se iría para Brasil. Asimismo, el impacto ambiental sería una selva cortada y quemada, así como la contaminación del agua.

Candidato Oscorima pide debate en el VRAE


El candidato del partido político Alianza para el Progreso, Wilfredo Oscorima Núñez, señaló que la población del valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE) necesita que se realice un debate en la zona para escuchar directamente las propuestas y emitir un voto responsable en los comicios en segunda vuelta del cinco de diciembre.

El anuncio lo hizo luego de un mitin realizado en el distrito de Ayna – San Francisco hasta donde llegó en el marco de la campaña política que viene realizando para llegar a la presidencia regional de Ayacucho. En ese sentido emplazó a su contendor político de Todos con Ayacucho, Rofilio Neyra Huamaní, a aceptar debatir en esa fecha y no rehuir la ocasión de exponer sus propuestas a la población del VRAE.

Dentro de las propuestas que expuso durante su mitin en la plaza 4 de octubre de San Francisco, Oscorima Núñez señaló que en una eventual gestión suya se impulsará el Programa de Reparaciones Individuales. Asimismo manifestó que impulsará políticas de protección y conservación de las expresiones culturales de las comunidades nativas asháninkas en el VRAE.

Entre otras cosas Oscorima Núñez manifestó que ya está en conversaciones con los alcaldes electos del VRAE para desarrollar una agenda específica en donde se de prioridad a las necesidades particulares de cada distrito.

Presuntos perdedores habrían tomado municipalidad de Atalaya y cerrado dos radios


Violentos enfrentamientos entre dos grupos de indígenas derivaron en la toma del local municipal de Atalaya, en Ucayali. Asimismo, los revoltosos han cortado las emisiones locales de dos radios, intentaron quemar material electoral y tomar como rehenes a trabajadores de los organismos electorales.

Según nuestro corresponsal 120 indígenas del Gran Pajonal estaban resguardando el palacio municipal pero otro grupo aún mayor los desalojó hiriendo a Miguel Caimiteri Fernández, jefe de los asháninkas del Gran Pajonal; el cual ha llamado a sus compañeros de diferentes comunidades nativas, los que estarían en camino desde sepahua para recuperar las instituciones tomadas por el grupo de indígenas.

Asimismo se conoció que han destruido la Radio Melodía, mientras que Radio Ucayali fue ocupada y han retirado todo el personal dejando que solo funcione una radio capitalina en su frecuencia. Según el informante, otro grupo de indígenas había tomado el aeropuerto. Igualmente, trataron de secuestrar a los funcionarios de la Oficina Descentralizada de Procesos Electorales para que anule las elecciones, pero ellos, al igual que los funcionarios del Jurado Electoral Especial ya habían salido de Atalaya en helicóptero.

Estas protestas se habrían producido porque había perdido la agrupación política Todos Somos Ucayali. La población esta asustada porque en cualquier momento se puede agravar la violencia provocada por los presuntos perdedores de los comicios.

Mientras tanto, la policía se replegó a la espera de refuerzos porque no se pueden enfrentar a la turba; aunque a último momento se conoció que habían llegado 40 policías de la Dirección Nacional de Operaciones Especiales (DINOES) para poner orden y capturar los sediciosos que están sembrando la violencia en Villa Atalaya.

Dirigente asháninka advierte en Ayacucho que sufren presión del narcotráfico y de madereros inescrupulosos

El pueblo asháninka es una etnia amazónica perteneciente a la familia étnica arawak. En el Perú, dicha etnia vive dispersa en los valles de los ríos Apurímac, Ene, Tambo, Perené y Pichis. Durante la violencia terrorista padecieron el accionar del grupo Sendero Luminoso. Sin embargo, ahora el narcotráfico afecta sus territorios.

El jefe nativo Amadeo Barboza se pronunció al respecto, y cuestionó la labor de los madereros ilegales que han generado la deforestación en sus predios. En ese sentido, expresó su malestar por el abandono del Estado.